«Las terrazas ocuparán su superficie habitual al llegar a nivel cero». Este fue el titular de una rueda de prensa dada por la teniente de alcalde de Comercio y Vía Pública, Elisa Pérez de Siles, el 1 de octubre pasado. Se llegó al nivel cero en la capital el pasado jueves, 7 de octubre, de forma que durante el puente del Pilar la Policía Local y los inspectores de Vía Pública han hecho labor pedagógica e informativa con bares, restaurantes y otros negocios hosteleros para recordarles que ya debían volver a la superficie anteriormente ocupada. De cualquier forma, esa labor se ha acompañado de mano dura con aquellos que han ocupado la calle con sus terrazas sin tener permiso para ello, dice Pérez de Siles, que es el motivo de la mayor parte de las 23 multas impuestas a negocios hosteleros estos días.

Así, la mayor parte de los bares y restaurantes sancionados (incluidos bares de copas) están o en Teatinos o en distintas zonas del Centro (con concentración hostelera). Hasta en el caso de nueve bares sancionados, estos carecían de permiso de ocupación de la vía pública o bien habían ocupado más superficie de la habilitada legalmente. Pero hay más motivos: carecer de declaración responsable, incumplir el horario de cierre, carecer de permiso de música y no ajustarse a la actividad de la declaración responsable, trascender la música al exterior, carecer de licencia de apertura, permitir el consumo de bebidas fuera del establecimiento, exceso de aforo, personas bailando sin mascarillas (hasta en tres casos) o fumar dentro del local. 

Además, la Policía Local desalojó un botellón en la zona de la ampliación de la Universidad, que terminó con 70 denuncias interpuestas. 

Pérez de Siles recordó que se hizo el anuncio del carácter previo en rueda de prensa, una semana antes de que el paso a la normalidad absoluta se publicara en el BOJA, y, en cuanto a temas de ocupación, «estos días hemos informado y vigilado. Les hemos dicho que deben volver a la ocupación habitual. En el fin de semana, eso sí, ha habido ya sanciones donde habíamos ejercido esa función pedagógica, es decir, donde hemos ido varias veces y había exceso de ocupación y, sobre todo, en cuanto a las terrazas no autorizadas. Ahí es donde nos centramos ahora. Hemos sido especialmente duros con los no autorizados, en detrimento de los que tienen terrazas autorizadas». 

El alcalde, Francisco de la Torre, por su parte, consideró de «muy positivo» el comportamiento turístico del puente. «El tiempo ha acompañado, la realidad de los números sanitaria acompaña, el dinamismo de nuestra oferta es potente, los hoteles muy bien, los restaurantes igual». Informó, de hecho, el regidor de que durante el puente del Pilar se han interpuesto más de 100 sanciones a clientes que no llevaban mascarilla en el interior de negocios hosteleros. «Se hace el control, eso se ha avisado al sector de hostelería para que la permisividad que ha habido durante la crisis para compensar las pérdidas de ingresos que tuvieron en aquellos momentos, cuando se abría pudieran ocupar un espacio mayor, y algunos sin tener permiso estaban haciendo ocupación de mesa y sillas, todo eso regularizarlo, ponerlo bien, etcétera, y en eso se está trabajando de una manera firme, clara, transparente, colaborativa, hacer compatible intereses y aspiraciones del sector empresarial y del empleo que genera con la permeabilidad de las aceras y el derecho al descanso de los vecinos», reflexionó el regidor.