La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Málaga aprobó de forma inicial, el pasado 17 de septiembre, la propuesta de formulación para hacer una modificación pormenorizada del Catálogo de Edificios Protegidos del PGOU de 2011. Así, Urbanismo había decidido estudiar la inclusión en el documento en cuestión de 28 edificios que se hallan en diferentes escenarios administrativos, pero cuya conservación por ley se va a analizar a petición de vecinos u otros colectivos. El caso es que hoy se ha consumido uno de los pasos legales para impulsar esta protección: el Boletín Oficial de la Provincia ha publicado la aprobación de esa aprobación inicial.

Así, la Asociación de Amigos del Parque Natural de los Montes ha pedido la protección de dos lagares de la zona, el Ateneo de Málaga ha solicitado proteger la casa del músico Eduardo Ocón, en la calle Marcos Zapata.

Además, se promueve la modificación del catálogo para actualizar aquellos inmuebles que en los últimos años han sido inscritos en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz. Algunos de ellos ya estaban protegidos en el PGOU. Aquí se encuentran las viviendas sitas entre los números 15 y 19 del Paseo de Reding y la Fundación Manuel Alcántara (Pintor Sorolla 59).

Ha habido, asimismo, acuerdos en Pleno pidiendo la protección de la antigua sede de la compañía Sevillana de Electricidad en La Malagueta (solicitada por la Asociación en Defensa del Patrimonio Tecnológico y las Chimeneas Industriales de Málaga). Otro acuerdo plenario hablaba de la necesidad de incorporar varios jardines.

Hay otros edificios que se incluyen: Ciudad de Melilla, 31 (edificio del arquitecto Antonio Lamela), Dos Aceras, 9 o la villa del Camino Nuevo que data de 1920 (Salvador Rueda, 5).

De esta forma, se encuentran aquellos edificios ya protegidos en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, de forma que se abrirá un expediente para determinar el grado de protección que se le da por la ciudad; hay inmuebles que ya cuentan con protección y se va a analizar si se aumenta la misma y, en tercer lugar, entre estos 28 casos hay edificios cuya protección se ha pedido por ciudadanos, colectivos o instituciones y se va a estudiar si se protegen.

En el Catálogo de Edificios Protegidos de la ciudad hay tres escenarios: el Catálogo de edificaciones protegidas, el de jardines y el de protecciones arqueológicas. Así, en cuanto al primero de los tres, el PGOU protege a 267 edificios, mientras que el Plan Especial de Protección y Reforma Interior (Pepri) del Centro dispone de 52 protecciones integrales y 796 protecciones arquitectónicas, hay 14 jardines y 92 intervenciones arqueológicas, en cuanto al segundo y tercer caso. Es decir, el PGOU protege a más de un millar de edificios, dice el edil de Urbanismo, Raúl López.

De esta forma, "en los últimos años, fruto de la intensificación de la resolución de inspecciones técnicas en edificios, y del proceso de renovación urbana que se ha venido produciendo en los entornos de interés patrimonial, se han detectado en esta Gerencia de Urbanismo diversos edificios que merecían ser incluidos en el Catálogo de Edificios Protegidas o, al menos, ser estudiada la procedencia de su inclusión. La mayor parte de estos inmuebles se encuentran en la zona Centro, por lo que el primer análisis a acometer será si procede su inclusión en el Catálogo de Edificios Protegidos del PGOU o si procede su inclusión en el catálogo del Pepri Centro", consta en el expediente.

Asimismo, el mayor interés de la ciudadanía, dice el expediente, "hacia la conservación del patrimonio y de la recuperación de las señas de identidad propias de la ciudad, han derivado en una serie de peticiones de incorporación de inmuebles al mencionado catálogo, que serían analizadas y estudiadas convenientemente en el contexto de la modificación propuesta".