En los últimos años, los alimentos saludables, producidos de forma sostenible y sin residuos han ganado presencia en la lista de la compra de los consumidores. Este cambio de tendencia, a favor de la seguridad alimentaria, de la vida saludable y más comprometida con el medioambiente ha acabado provocando la transformación en el sector hortícola.

En el estudio realizado por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) en 2019, se refuerza la idea de que la seguridad alimentaria es un factor que influye tanto en la elección de los alimentos como en los hábitos alimenticios, de la mayoría de los encuestados europeos.

En ese mismo estudio, se recogía, además, que lo que más preocupaba a los españoles eran los residuos en los alimentos. Una inquietud que ha acabado modificando progresivamente la demanda del consumidor final y que ha provocado a su vez, un control de residuos más exhaustivo por parte de las grandes cadenas de distribución.

Qué requisitos deben cumplir los productos hortícolas para el consumidor actual

Las principales preocupaciones de los consumidores, cuando van a la tienda es que las frutas y verduras que van a adquirir sean sanas y de calidad, que hayan sido producidas sin dañar el medioambiente. Además, en los últimos años, se ha aumentado la demanda de productos producidos de forma ecológica o con productos de residuo cero, como los productos fitosanitarios, bioestimulantes y nutricionales, fabricados y comercializados por SIPCAM Iberia.

Otros aspectos que también valoran en la adquisición de productos hortícolas es que tengan una buena relación calidad/precio, que tengan una buena presentación y que su etiquetado sea correcto y detallado.

Los consumidores exigen fruta y verduras sanas, de calidad, sin residuos y producidas sin dañar el medioambiente.

Alimentos ecológicos con ausencia de residuos: “De la Granja a la Mesa”

La UE persigue el objetivo de transformar la manera de producir y de consumir alimentos en Europa para reducir la huella medioambiental de los sistemas alimentarios, reforzar su resiliencia frente a las crisis y garantizar al mismo tiempo la disponibilidad de alimentos saludables y asequibles para la población actual y para las generaciones futuras. Lo que pretende a través de la Estrategia “De la Granja a la Mesaes reducir un 50% el uso de fitosanitarios químicos más peligrosos y el uso de fertilizantes, al menos, un 20%, sin alterar la fertilidad del suelo, en 2030. Además, para ese mismo año la Comisión impulsará que el 25% de todas las tierras agrícolas se dediquen a la agricultura ecológica. Todo esto, con el fin de contribuir a la neutralidad climática de aquí a 2050, haciendo evolucionar el sistema alimentario actual de la Unión Europea hacia un modelo sostenible.

Además, dentro del marco del proyecto de Cultivo Zero® que se trabaja desde SIPCAM, se han lanzado las Guías de Cultivo Zero® con el objetivo de ofrecer a técnicos y agricultores un servicio de valor que les permitirá mejorar la calidad y rentabilidad de sus producciones, cumpliendo con los requisitos adicionales exigidos por las grandes cadenas de distribución y, en última instancia, por los consumidores. Según comenta Pablo Granell, coordinador de las Guías de Cultivo Zero® de SIPCAM Iberia. Las Guías de Cultivo Zero® elaboradas por SIPCAM incluyen hortícolas, cítricos, frutales, fresas y berries.

SIPCAM Iberia ha impulsado el programa de Cultivo ZERO que ayuda a los hortícultores a cumplir los requisitos del mercado.

 Muchos de los productos de SIPCAM Iberia están integrados en el programa que se ha impulsado desde la compañía de Cultivo Zero®. Según explica el delegado de marketing operativo de SIPCAM Iberia, Eduardo Molero, los productos con este sello son de última generación con eficacias similares a los fitosanitarios de formulación química convencional y se fundamentan sobre los siguientes pilares:

Libre de residuos, con el uso de materias activas que se degradan rápidamente o no tienen residuos por ser de origen natural.

• Productos totalmente compatibles con el uso de fauna auxiliar y también seguros para el aplicador.

Alternativas para ser introducidas en la estrategia antirresistencias del agricultor.

• “Zero imitaciones”, ya que son productos que no tienen competencia, puesto que son de “última generación “.

En este sentido, una de las sustancias que convirtió a la compañía en pionera en bioprotección fue Azadiractin: una materia con más de 25 años de éxito en el mercado a partir de la cual se desarrolló el bioinsecticida Align en los años noventa y que abandera hoy el emblemático Zenith A26.

Cultivo Zero de SIPCAM

Con la mirada puesta en el futuro, el grupo SIPCAM lleva varios años trabajando en el proyecto Cultivo Zero® con el desarrollo de productos con un perfil residual muy favorable y el desarrollo de Guías de Cultivo Zero® que ofrecen a los agricultores un servicio de alto valor añadido para responder a sus necesidades con un amplio catálogo de soluciones en distintos cultivos. Todo ello, para cumplir con el principal objetivo de la empresa un fabricante y comercializadora de productos fitosanitarios, bioestimulantes y nutricionales es lograr un futuro libre de residuos fitosanitarios en los cultivos hortícolas.

SIPCAM Iberia ha impulsado el programa de Cultivo ZERO que ayuda a los hortícultores a cumplir los requisitos del mercado.