La Consejería de Salud y Familias inició ayer el plan para vacunar de la gripe, sólo en la provincia de Málaga, a cerca de 9.000 ciudadanos en los primeros días. De todos ellos, 7.800 son personas ingresadas en residencias, mientras que también figuran en el listado oficial de la Junta más de un millar de discapacitados que residen en centros donde son atendidos. El temor de cara a este invierno parte de la relajación de las medidas contra el Covid, de ahí que sea más importante que nunca este campaña, como señala la propia Junta.

El consejero de Salud y Familias de la Junta, Jesús Aguirre, hizo ayer hincapié en lo que se puede avecinar con la relajación en la normativa ante el coronavirus. Destacó que Andalucía se ha convertido así en la primera comunidad autónoma que pone en marcha la vacunación contra la gripe este año y que se repartirán entre las ocho provincias 52.600 dosis, 45.014 destinadas a personas mayores usuarios de residencias, y 7.567 a usuarios de centros de discapacidad. En total, en toda la comunidad autónoma, se han adquirido 1.645.000 dosis.

«Andalucía se adelanta a la inoculación de esta vacuna con el objetivo de proteger a las personas más vulnerables», apuntó. Desde ayer también se administran sueros a los propios trabajadores de las residencias y a todo el personal sanitario y sociosanitario de Andalucía.

Recordó que la incidencia de la gripe el pasado año fue nula, «pero no debemos bajar la guardia y para esta campaña seguimos idénticos protocolos a campañas anteriores», manifestó. «La vacunación, además de prevenir la posibilidad de padecer la infección gripal y sus complicaciones, contribuye a descongestionar el sistema sanitario y a reducir bajas laborales», alegó en relación a posibles repuntes para los próximos meses.

La relajación en cuanto a las medidas de distanciamiento por la pandemia puede acarrear de nuevo episodios de saturación en los centros sanitarios de toda la provincia. El consejero señaló que en Andalucía se cuenta «con las mejores vacunas antigripales de las disponibles actualmente, para cada grupo diana de vacunación, ya que todas las vacunas que se emplearán serán tetravalentes, es decir, con dos cepas de gripe A y dos cepas de gripe B, para que la protección potencial sea la mayor posible».

«Además, para las personas mayores de 60 años institucionalizadas en centros residenciales de mayores, la población más vulnerable a la gripe, habrá una vacuna con mayor carga de antígeno, para optimizar al máximo la respuesta inmunitaria a la vacunación y que estén muy bien protegidos», expresó durante su visita a un centro residencial situado en tierras cordobesas.

La Junta informó además de que para vacunarse contra la gripe se puede ya solicitar cita a través de la web ClicSalud+, de la app Salud Responde, del teléfono 955 54 50 60 o ante el personal en el propio centro de salud al que pertenezca cualquier ciudadano. Para más información también puede consultarse por internet, en cualquier dispositivo con conexión, la web www.andavac.es/campanas/gripe de la Consejería de Salud, con recomendaciones e información para profesionales y la ciudadanía relativa a esta nueva campaña de vacunación.

Por otra parte, justo en este inicio del plan frente a la gripe, el Consejo Andaluz de Enfermería (CAE) demandaba ayer más enfermeras para hacer frente «con garantías» y poder prestar la mejor calidad en la atención a los ciudadanos en la campaña de vacunación antigripal.

A través de una nota de prensa, dicho consejo exige un aumento de las plantillas para que esta nueva campaña de vacunación «no suponga un detrimento en la calidad asistencial que los profesionales de enfermería prestan, que continúan desarrollando su labor con el mismo compromiso con la sociedad a pesar de que la comunidad autónoma continúa a la cola de España en cuanto a la ratio enfermera-pacientes, con tan solo algo más de cuatro enfermeras por cada 1.000 habitantes».

Los mayores de 65 años, a partir del próximo lunes, 18 de octubre

La Junta avanza que a partir del próximo lunes, 18 de octubre, arrancará la campaña para todas las personas de edad a partir de 65 años independientemente de que tengan o no patologías, las personas de más de seis meses de edad con patologías crónicas, así como las embarazadas y puérperas. Y a partir de noviembre se sumarán a la campaña los profesionales esenciales de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado o Protección Civil.