La Diputación de Málaga ha rendido homenaje este sábado a los voluntarios de Protección Civil por su labor en el incendio de Sierra Bermeja, como nexo de unión entre los diferentes cuerpos de extinción, así como durante la pandemia, junto a sanitarios, cuerpos de seguridad y trabajadores sociales.

El acto ha comenzado con un minuto de silencio en recuerdo de Carlos Martínez Haro, el bombero forestal fallecido durante la extinción del incendio, que "voluntariamente vino desde Almería a hacer eso que saben hacer los voluntarios: ayudar", ha destacado el presidente de la Diputación malagueña, Francisco Salado.

Ha recordado que la Diputación de Málaga fue la primera en Andalucía -hace 24 años- en crear un servicio de Protección Civil que sirviera de soporte a los municipios en las labores de seguridad y colaboración ciudadana.

Desde hace ocho años, la Diputación reconoce su labor con un acto de homenaje, pero este año cobra más sentido "primero por la llegada de la pandemia, que nos sacudió a todos -ha subrayado- como nunca antes nos había ocurrido" y luego por el incendio en Sierra Bermeja, que "exigió un gran nivel de colaboración entre operativos".

Zonas quemadas por el incendio de Sierra Bermeja, Álex Zea

Durante las primeras semanas de la pandemia, "cuando era mayor la incertidumbre", fueron los voluntarios de Protección Civil los que estuvieron junto a los sanitarios, cuerpos de seguridad y trabajadores sociales, "al pie del cañón, en la primera línea, y durante un largo año y medio han demostrado su tesón”, ha expresado Salado.

Y durante el incendio de Sierra Bermeja, "un desastre de una magnitud récord", las agrupaciones de Protección Civil fueron las encargadas de proveer el avituallamiento necesario, facilitaron los desplazamientos y desalojos de casi 3.000 vecinos y se convirtieron en el nexo de unión entre los diferentes cuerpos (Consorcio de Bomberos de Málaga, Infoca y UME), ha destacado.