Una vez superado el momento más agudo de la crisis sanitaria, el sector inmobiliario malagueño lidera una recuperación económica cada vez más cercana. Los cambios en la demanda de tipología de viviendas por parte de los futuros compradores nacionales y extranjeros han espoleado a los agentes del sector para complacer los nuevos parámetros exigidos por los compradores y en los que la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente en las edificaciones van a ser requisito ineludible, si no los son ya, en futuras transacciones inmobiliarias.

La Opinión de Málaga organizó un encuentro entre reputados especialistas y expertos en la situación inmobiliaria de Málaga, la Costa del Sol y Andalucía, donde se analizó la situación actual de la demanda de vivienda en Málaga y la importancia de la sostenibilidad en las edificaciones como propuesta de innovación para atraer a los compradores. En el encuentro participaron Carmen Casero, delegada de la Junta de Andalucía de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico en Málaga; José Ortiz, director territorial Sur de Vía Célere, compañía inmobiliaria especializada en el desarrollo, inversión y gestión de activos residenciales; Juan Arrabal, CEO de Reciclados Roster, empresa líder en Málaga en el tratamiento y reciclaje de residuos de materiales de construcción; Manuel Salas, director técnico de Cemosa, empresa con 50 años de experiencia en la prestación de servicios de ingeniería y control de calidad en el ámbito de la construcción y José María Gutiérrez, responsable de proyectos de Exxacon, empresa dedicada al desarrollo de proyectos inmobiliarios y espacios habitables de excelencia en la definición de producto, diseño y calidad de construcción.

José María Gutiérrez, responsable de proyectos de Exxacon.

Tras exponer su visión sobre la situación del mercado de la demanda de la vivienda en Málaga en la llamada era poscovid, los invitados debatieron, entre otros temas, sobre las diferentes tendencias en la demanda; los nuevos gustos de los futuros compradores; el análisis del mercado de vivienda nueva y de segunda mano; la situación del resto de segmentos inmobiliarios y los precios; las viviendas sostenibles, los nuevos materiales, los hogares inteligentes y las fortalezas y debilidades de Málaga y la Costa del Sol en construcción sostenible.

Cambios en la tipología

Carmen Casero, delegada de Fomento de la Junta en Málaga, abrió el debate incidiendo en la idea de que aparentemente la demanda de viviendas no ha aumentado ni disminuido tras la crisis sanitaria, afirmando que es «la tipología de vivienda que piden los futuros compradores la que realmente ha cambiado ». Para la delegada de Fomento, uno de los retos próximos es «mejorar la calidad de la oferta y adaptar las nuevas viviendas a los requerimientos sostenibles» e indicó que la Junta trabaja en poner al día la oferta de vivienda pública y en su adaptación a las necesidades de la población.

Manuel Salas, director técnico de Cemosa.

Manuel Salas, de Cemosa, remarcó la posición privilegiada de Málaga y la Costa del Sol en el despegue de la demanda inmobiliaria y puso el acento en el «nuevo código estructural que entra el año que viene y que incide en la sostenibilidad».

José Ortiz, de Vía Célere, comentó que Málaga y la Costa del Sol están ya ahora mismo, inmobiliariamente hablando, en las cifras de 2019, con la particularidad de que «llevamos innovando y ofreciendo desde hace muchos años, sobre todo al cliente extranjero, lo que ahora mismo se demanda tras el paso de la pandemia (zonas comunes, lugares para trabajar, espacios coworking y de juegos, etc). Lo único que hay que hacer es adaptarlo al cliente nacional», indicó.

Para José María Gutiérrez, de Exxacon: «Lo sostenible va a ser lo normal en la demanda, pero más en la legislación; la normativa siempre va por delante y luego el público se adapta a lo que vamos incorporando». El representante de Exxacon pidió ayudas a la Administración para los promotores «porque ayudar a la industria es ayudar al usuario».

Juan Arrabal, de Reciclados Roster, cree que la sostenibilidad empieza a imponerse desde la pequeña reforma hasta las grandes obras. «Los materiales sostenibles y reciclados con los que trabajamos en Roster poco a poco se van utilizando cada vez más. El 2022 va a ser, sin duda, el año del cambio en este sentido», vaticinó.

José Ortiz, director territorial Sur de Vía Célere.

Los expertos reunidos por La Opinión coincidieron en señalar que todos los caminos conducen a la sostenibilidad en la construcción, un factor determinante a la hora de diferenciarse de la competencia. «Quien ofrece elementos sostenibles tiene más bazas para vender que quien no los ofrece», aseguraron.

Los contertulios coincidieron en señalar que hay aspectos, como el teletrabajo, que están siendo un factor importantísimo que provoca una demanda de nuevos espacios en las viviendas que se construyen. «Se diseñan casas con espacios multifuncionales y con una conectividad a nivel de comunidad, lo que nos da una idea del alto proceso de digitalización e innovación que estamos alcanzando en las promociones», indicó José Ortiz.

Carmen Casero, delegada de la Junta de Andalucía de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico en Málaga.

Ligero aumento de los precios

Aspectos tan sorprendentes como la falta de mano de obra cualificada está provocando un ligero aumento de los precios - coincidieron nuestros expertos- que puede alcanzar hasta un quince por ciento, lo que está provocando poco a poco una mayor industrialización (procesos que eluden algunos procesos de trabajo manual) en las obras que se acometen para reducir esos costes y que no repercuta tanto en el precio final.

La sostenibilidad a todos los niveles, y el sector inmobiliario no escapa a este factor, poco a poco va ganando terreno, bien por ser una decisión estratégica de la mayoría de los países europeos que la consideran «clave» para su desarrollo en las próximas décadas, o bien por las mentalidades de las nuevas generaciones que demandan estos estándares, no como un valor añadido, sino como algo inherente al espacio que quieren habitar.

Juan Arrabal, CEO de Reciclados Roster