España es, después de Portugal, el país del mundo con mejor cobertura vacunal contra el Covid-19. Este proceso, que ha sido un éxito rotundo en nuestro país, aún no ha terminado, dado que se empezarán a administrar terceras dosis a la población mayor de 70 años a partir del 25 de octubre, se vacunará a los niños cuando cumplan 12 años y es posible que también por debajo de esa edad. Surgen nuevos desafíos logísticos y también dilemas científicos y éticos. Dos tercios de la población mundial están sin vacunar.

¿Se debe combinar la vacuna de la gripe con las terceras dosis anti-COVID?

Es una cuestión que no plantea ningún problema científico ni ético, y que puede ahorrar costes y problemas logísticos. Esta coincidencia, que persiguen varias comunidades, ha sido avalada por el presidente de la Asociación Española de Vacunología, Amós García Rojas, quien el miércoles afirmó que «no hay ningún problema» en administrar el mismo día la vacuna contra la gripe y la dosis de refuerzo contra el Covid.

¿Existe evidencia científica que apoye las terceras dosis?

Expertos como Amós García Rojas sostienen que tiene sentido en población mayor de 65 años, dado que el sistema inmunológico se debilita –inmunosenescencia–, pero que no hay evidencia científica suficiente que la respalde en adultos de menor edad. La Agencia Europea de los Medicamentos (EMA) avaló esta semana el refuerzo para los mayores de 18, pero este organismo no emite recomendaciones y deja en manos de los países la decisión.

Madrid votó en contra de la tercera dosis a mayores, ya que sostiene que no está avalada por evidencias científicas. Federico Martinón ha explicado que las vacunas siguen funcionando muy bien para evitar hospitalización y muerte, pero que se ha constatado una caída en la protección contra las formas leves de enfermedad y las infecciones asintomáticas. Un estudio publicado recientemente en ‘The Lancet’ constató una reducción del 93% al 53% de la efectividad de la vacuna de Pfizer en la prevención de infecciones con variante delta a los 4 meses de la segunda dosis. La protección se mantuvo muy alta (93%) contra la hospitalización.

Ese declive en la protección contra los contagios podría ayudar a explicar los recientes brotes en residencias de mayores y el hecho de que en algunas comunidades, como Galicia, el grupo de edad de mayores de 80 años –los primeros en vacunarse– tenga la incidencia más alta después de los menores de 12, no vacunados.

¿Hay que vacunar a los niños?

El grupo de vacunas de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria señaló el pasado sábado que los beneficios de las vacunas en menores de 12 años parecen mayores que los inconvenientes. Según estos expertos, vacunar a esta franja de edad, además de incrementar el índice de vacunación, reduce la posibilidad de que los virus sigan mutando y transmitiéndose en la sociedad, eventualmente a personas de alto riesgo, como ancianos e inmunodeprimidos.

Según los datos preliminares de un estudio liderado por los científicos del CSIC Saúl Ares y Susanna Manrubia, vacunar al 75% de los niños reduciría entre el 14 y el 29% de las muertes de mayores de 60 años. Según sus autores, este estudio del Centro Nacional de Biotecnología (CNB) no debe interpretarse como un respaldo incondicional a la vacunación a los menores de 12 años, sino como un factor más a tener en cuenta para ayudar a tomar decisiones.

Pfizer y BioNTech han pedido formalmente a la Administración de Fármacos y Alimentos (FDA) de EEUU la autorización para el uso de emergencia de su vacuna para niños entre 5 y 11 años. Se espera que el organismo regulador la otorgue en su reunión del 26 de octubre. La pasada semana, el cirujano general de EE UU (principal responsable de la salud pública del país), Vivek Murthy, avanzó que las vacunas para los niños entre 5 y 11 años «están ya en el horizonte».

¿No hay que aumentar primero la vacunación en otros países?

La mayoría de los expertos, como Federico Martinón, reiteran que ética y moralmente es más prioritario que las terceras dosis la vacunación de quienes no han recibido ninguna, estén donde estén. El microbiólogo gallego José María Eiros ha advertido que el virus «seguirá infectando y mutando en aquellos países con peor acceso a esta solución».

¿Cómo cambia la logística?

El ritmo de vacunación ha caído un 90% en toda España y han cerrado los «vacunódromos» masivos. El Ministerio de Sanidad centralizará la distribución de las vacunas para evitar casos como el de Cataluña, donde caducaron casi 70.000 dosis.

Por otro lado, La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha lanzado un plan para lograr vacunar contra el Covid al 40 por ciento de la población mundial para finales de este año y al 70 por ciento para mediados de 2022,