Al PSOE de Málaga solo le ha tocado la pedrea en el Congreso Federal de Valencia. Aún así, el botín confirma que los 'espadistas' de la provincia siguen recogiendo la cosecha, tal y como empezó a quedar de manifiesto con la llegada a la subdelegación del Gobierno del dirigente de la agrupación de Carretera de Cádiz, el 'converso' Javier Salas. Ahora, la inclusión como vocal de la Ejecutiva Federal de la concejala torroxeña María de las Nieves Ramírez evidencia el poder adquirido a la sombra de Juan Espadas por otro de los 'susanistas' que se recicló en crítico, Daniel Pérez.

Ambos -tanto Ramírez como Pérez- se fajaron para recabar apoyos para Espadas en la provincia, son portavoces municipales en la oposición e hilan con la vigente apuesta por el municipalismo. Ella en Torrox, él en la capital malagueña. Y, además, son amigos y gozan de una camaradería curtida en las juventudes del partido que ya fue escenificada en el cónclave valenciano el sábado por la mañana, cuando aún no era oficial la sorprendente irrupción de la exparlamentaria andaluza.

Fue la propia Ramírez quien público un 'tuit' en el que compartía con Pérez una instantánea que incluía un guiño feminista. El acceso de ella a la cúpula nacional le garantiza a Daniel Pérez el privilegio de ser el único de los posibles aspirantes a la secretaria general del PSOE de Málaga que tendrá una alianza de ese calibre en Ferraz. Y, por la misma regla de tres, Pérez jugaría con ventaja o siguiendo el recorrido deseado por el aparato en la carrera por el poder que culminará en la cita provincial de la primera mitad de diciembre, con el ocaso del actual líder provincial, José Luis Ruiz Espejo, como previsible desenlace.   

Además, admiten una interesante lectura las designaciones del diputado nacional Ignacio López y la diputada provincial Desirée Cortés para ingresar en el Comité Federal. Ambos vienen a representar dos de las corrientes diferentes que cohabitan en el sector crítico malagueño: la de los 'sanchistas' de primera hora; y la de aquellos que -conversos desde el 'susanismo' o no- se situaron en el entorno más inmediato del todavía alcalde de Sevilla en la campaña de las primarias y apoyarían ahora el asalto de Daniel Pérez al poder provincial. 

Puede, incluso, que tales nombramientos ilustren trayectorias que evolucionan en direcciones contrarias dentro del partido: la de López sería descendente -aunque está por ver su futuro protagonismo orgánico a nivel malagueño o andaluz- y la de Cortés es a todas luces ascendente. Además, la presencia en este órgano nacional no los incapacita para engrosar dentro de unas semanas en la ejecutiva regional o en la provincial, algo que sí les sucede a quienes ya están en la Federal pues los estatutos del partido impiden de salida compaginar más de una ejecutiva territorial.   

Aunque el representante de esta provincia en la Carrera de San Jerónimo no pasó el corte para continuar en una Ejecutiva Federal con menos miembros, su llegada al Comité Federal mantiene su vínculo con la sede de Ferraz tras haber ostentado el cargo de Secretario Ejecutivo de Movimientos Sociales. Ahora, el presente inmediato de López se debate entre una hipotética candidatura a la secretaría general del PSOE de Málaga o un impulso en el equipo andaluz de Juan Espadas que, incluso, desemboque en un futuro en la actividad parlamentaria del Hospital de las Cinco Llagas. Aunque en días pasados proyectó en las redes sociales su sintonía con el 'sanchista' pionero Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, ahora quién manda de verdad es Espadas. Y el propio López lo sabe.

En lo que concierne a Desirée Cortés, el suyo es a día de hoy un caso de éxito que no ha llegado a su techo. Goza de responsabilidades en todos los ámbitos. Es Teniente de Alcalde en el Ayuntamiento de Álora, diputada provincial, fue elegida por Espadas entre sus colaboradores de confianza para organizar el cercano congreso de Torremolinos y, desde el pasado fin de semana, tiene conexión con Ferraz. Cortés figura, sin duda, entre quienes mayores recompensas está recibiendo despues de haber capeado contra la mayoría 'susanista' que José Bernal lideró en el grupo de la Diputación o de haber ejercido de anfitriona en un teatro perote en el embrión del despegue orgánico del regidor hispalense.