El próximo mes de noviembre, todavía en una fecha por determinar, la sede del Aula del Mar en el Palmeral de las Sorpresas volverá a abrir sus puertas, después de 17 meses clausurada a causa de la pandemia de coronavirus.

«Hemos trabajado muy intensamente pero no cabía otra, teníamos que hacer todo lo posible por tirar hacia adelante», declaró ayer a La Opinión Cristina Moreno, directora del Aula del Mar.

Las expectativas para este reencuentro con el público son bastante más halagüeñas que en marzo de este año, cuando este diario se hizo eco de que la veterana asociación sin ánimo de lucro, creada hace 32 años, estaba al borde del cierre, con todos sus trabajadores en ERTE y ahogada por los cerca de 4.000 euros que debía pagar a la Junta por el local.

En total, el Aula del Mar afronta unos gastos fijos anuales que rondan los 450.000 euros.

Precisamente el pasado domingo, el Ayuntamiento confirmó en una nota de prensa una noticia adelanta por La Opinión en julio: las ayudas municipales al Aula del Mar, a través del Área de Sostenibilidad Medioambiental, han pasado de 40.000 euros de anteriores campañas a 150.000 euros para el periodo 2021/22.

Como explicó ayer Cristina Moreno, esta ayuda se reflejará en una serie de actividades de educación medioambiental, sensibilización y participación, pero además, una parte de la subvención se destinará a pagar el alquiler del local de la Junta de Andalucía, «desde el mes de septiembre de este año al mes de marzo».

Firmas en apoyo del Aula del Mar en marzo de este año. | PAULA GUARDIÁN

Ya hay citas concertadas

Entre las actividades previstas se encuentran las que el Aula del Mar realiza con colegios, y de hecho, el equipo de biólogos marinos ya está concertando citas con centros educativos de Málaga.

Por otra parte, y como también se hizo eco este diario el pasado julio, se encuentra ya en trámites la firma de un convenio con la Junta por el que subvencionarían actividades relacionadas con la conservación de especies marinas amenazadas, en el ámbito del litoral andaluz, por 80.000 euros.

En la misma línea, el Aula del Mar está pendiente de otro convenio, esta vez con la Diputación de Málaga por valor de 150.000 euros, parte de cuya cantidad confían en destinar a una «puesta a punto de las instalaciones» como los acuarios, paneles expositivos y audiovisuales, aunque mientras llega esa subvención están haciendo mejoras «poco a poco», explicó la directora.

También están a la espera de un convenio con Promálaga con vistas a un plan de asesoramiento a medio y largo plazo, aunque la directora señaló que desde septiembre ese asesoramiento ya se está haciendo efectivo.

Además, Cristina Moreno informó de que en breve firmarán un convenio con el Colegio de Abogados de asesoramiento jurídico para que el Aula del Mar se convierta en fundación, «y buscar patrocinadores, especialmente de empresas malagueñas porque queremos que sea una fundación muy malagueña».

El próximo noviembre comienza una nueva etapa llena de esperanza para el Aula del Mar.