El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, lleva años impulsando una idea: quiere que se ejecute la vía perimetral del área metropolitana de Málaga, una autovía que, básicamente, pretende unir la Axarquía y la Costa del Sol para descongestionar las rondas que rodean a la capital y mejorar la conexión entre las comarcas oriental y occidental de la provincia. Así, esta tercera ronda, que afectaría a 15 municipios, incluida Málaga, claro, ya está siendo objeto de reuniones entre representantes del Consistorio de la capital y de los diferentes pueblos. Se han celebrado ya cuatro, de carácter técnico, con un único fin: Málaga está pidiendo a los alcaldes que reservan ya el suelo en los respectivos planeamientos con el fin de que si el Ministerio de Fomento se siente interpelado por la ciudad y decide hacer la vía perimetral, el trámite esté sumamente avanzado.

«Queremos que, cuando el Estado decida hacer esta vía perimetral, ya estén adaptados los planeamientos. Son reuniones entre técnicos de Urbanismo y los diferentes ayuntamientos. Ya ha habido cuatro: una con Alhaurín el Grande, otra con Cártama, una con Coín y una última con Almogía», destacó el edil de Ordenación del Territorio, Raúl López, quien destacó que ya se está viendo, por ejemplo, que las rondas están casi agotadas, «con las congestiones de la zona este, por ejemplo: la idea es hacer una capa superior de rondas como existe en Madrid» (la M-30, la 40, la 45 y la M-50). «Es una vía de alta capacidad que va a venir muy bien al Valle del Guadalhorce y entra en las ideas de la Expo del 27, porque una de las líneas que estamos desarrollando es la migración de las ciudades. Llegará un momento en que Málaga no pueda crecer más, hay mucha gente del Rincón de la Victoria que viene a la ciudad cada día. Muchas personas van a vivir en los municipios que rodean a la capital».

Las reuniones se hacen en la Diputación Provincial y los municipios afectados son los siguientes: Alhaurín de la Torre, Alhaurín El Grande, Almogía, Álora, Cártama, Coín, Fuengirola, Marbella, Mijas, Moclinejo, Monda, Ojén, Pizarra, Rincón de la Victoria, Totalán, Vélez-Málaga y la capital (son 17). También la Junta y la Diputación han apoyado ya el proyecto. Se han hecho cuatro y hay un calendario efectivo para continuar con estos encuentros técnicos. Si no se actuaba ya, creen los expertos, con los actuales ritmos de crecimiento del tráfico en el entorno de la ciudad, esta podría quedar ahogada y mermada su capacidad de crecimiento económico.

Hay varios trazados alternativos y otros que pueden complementarse. Ya en noviembre de 2017, el preferido por el ingeniero José Alba y otros expertos era el siguiente (también era el más factible): unir los trazados definidos como A y B1. Ello supondría conectar Chilches con la Hiperronda a lo largo de 28,7 kilómetros y bordear la capital. Esta parte A costaría 450 millones de euros. La segunda pasa por Cártama, Alhaurín de la Torre y llegaría a Fuengirola con un túnel de tres kilómetros en la Sierra de Mijas. Esta parte tendría 21,7 kilómetros y el coste sería de 314 millones. Ejecutar ambas estaría en torno a 765 millones de euros y, según se explicó en noviembre de 2017, los plazos de ejecución, uniendo cuatro años para estudios y otros cuatro o seis para ejecutar la ronda, oscilaría entre los ocho y los diez.