Unicaja Banco ha ofrecido este miércoles algunos detalles más del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) con el que pretende dar salida a 1.513 trabajadores, el 15% de su actual plantilla. La entidad, que ha mantenido una nueva reunión con los sindicatos que componen la mesa laboral, ha reiterado que el ajuste de empleo afectaría a 1.005 personas de la red de oficinas y 508 de los servicios centrales, señalando también su intención de que el mismo pueda llevarse a cabo con adhesiones voluntarias por parte de los trabajadores.

Según han avanzado los sindicatos CCOO y CSIF, la empresa les ha comunicado que se reserva el derecho a admitir o no la solicitud de un trabajador de ser incluido en el ERE ya sea por superación del excedente territorial o por razones organizativas. Además, ha apuntado que excluye del ERE, que incluye medidas de despido colectivo, movilidad geográfica y modificación sustancial de condiciones de trabajo, a los trabajadores entre 50 y 56 años. La extinción de los empleos se produciría con fecha 31 de diciembre de 2021.

Por edades, las condiciones serían de una indemnización de 20 días por año con un máximo 12 mensualidades para los mayores de 63 años, mientras que para las personas con edades de 59 a 63 años se aplicaría un 52% del salario fijo bruto, mas el pago del convenio de la Seguridad Social hasta los 63 años (descontando la prestación por desempleo).

Los trabajadores de 57 a 58 años tendrían un 50% salario bruto hasta los 62 años, también con el pago del convenio de Seguridad Social y descontando la prestación por desempleo.

Por último, las personas que se acogieran el ERE por debajo de los 50 años, habría 26 dias de salario regulador con un máximo de 18 mensualidades.

Con respecto a las medidas de movilidad geográfica, la empresa quiere ampliar el limite de los 25 kilómetros a los 90 kilómetros. Es decir, que un desplazamiento por debajo de esa distancia en función de los cierres de oficinas y la reorganización y reestructuración de los servicios centrales no se consideraría movilidad.

Más allá de esos límites sí habría compensaciones que serían, en el caso de 91 a 150 kilómetros, de 3.000 euros. De 151 a 300 kilómetros se irian a los 6.000 euros y, más allá de los 300 kilómetros, de 700 euros al mes durante doce mensualidades. En caso de rechazo, COOO dice que la empresa aplicaría un despido con 20 días por año trabajado, según marca la ley.

Las centrales sindicales han calificado de "inaceptables estas condiciones, hasta como punto de partida de la negociación", y han mostrado un rechazo al conjunto de ellas. "Rechazamos la totalidad de las medidas presentadas. Al mismo tiempo reiteramos la necesidad de la información solicitada en anteriores reuniones para ser válida y efectiva la disposición adicional 5 del convenio que nos permita negociar, bajo el principio de buena fe exigible a ambas partes. La falta de información a la representación legal de los trabajadores (RLT) supone la adulteración del espíritu y la letra de la mencionada disposición adicional", han comentado los sindicatos CIC, UGT Y CSIF.

Fuentes de Unicaja Banco han explicado que la propuesta de medidas de desvinculación se articularía, preferentemente, mediante bajas indemnizadas y bajo la voluntariedad como criterio preferente de afectación. También, afirman, se ha propuesto un Plan de Recolocación que garantice el acompañamiento de todas las personas afectadas por extinción del contrato y que mejora las previsiones legales.

CCOO, por su parte, dice que el banco excluye a casi a 3.000 personas entre 50 y 56 años "que podrían estar interesadas en salidas voluntarias siempre que las condiciones fueran asumibles" y emplaza a cerca de 1.350 a aceptar unas condiciones que el sindicato considera "deplorables" y que, a su juicio, "están claramente por debajo de las que la empresa puede asumir y a las que se han aplicado en el resto del sector".

En lo que respecta a la movilidad geográfica, CCOO rechaza superar el marco del convenio colectivo y ampliar de facto la movilidad hasta los 90 kilómetros. "Es posible buscar soluciones que permitan compatibilizar las necesidades organizativas que se deriven de los cierres y las salidas de personal con las necesidades personales y familiares de la plantilla. Hay alternativas para minimizar el impacto de la movilidad que ya han sido exploradas en otras entidades", señala.

El sindicato, representado en la mesa laboral por Félix Morales, afirma dudar de la voluntad negociadora de la entidad, ya que considera que la actual propuesta contempla la "forzosidad" y advierte de que puede "abocar a un periodo de conflictividad que ya se ha vivido en otras entidades con movilizaciones y huelgas".

En cuanto a la armonización de condiciones, se están evaluando los costes para confluir en el modelo Unicaja con gasto neutro y se plantea potenciar la figura del gestor remoto (con horario similar al de los centros API), según ha detallado CCOO.

La próxima reunión entre Unicaja Banco y los sindicatos se celebrará el 27 de octubre en Málaga.