Las cifras turísticas del final del verano en la Costa del Sol han venido a ratificar un sensible aumento de viajeros hoteleros de y estancias en estos establecimientos respecto al pasado ejercicio, cuyas cifras fueron muy bajas debido al impacto de la pandemia. No obstante, el volumen de visitantes ha recibido Málaga sigue siendo inferior al del ejercicio de 2019, el último de normalidad económica antes de la irrupción del coronavirus. La Encuesta de Ocupación Hotelera publicada este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) recoge que el mes de septiembre cerró con 476.861 viajeros y 1,76 millones de pernoctaciones, un volumen que incrementa en un 197% y un 309% los registros del mismo mes del año anterior. Sin embargo, los niveles del mes han estado un 21% por debajo de los niveles de la prepandemia.

El turista español, que es el que ha sostenido principalmente durante el verano las cifras de afluencia, siguió mostrando su fortaleza en septiembre, aunque en esta ocasión las cifras casi se igualaron con las del visitante foráneo (hubo 242.224 nacionales y 234.637 extranjeros). En cuanto a las pernoctaciones, los extranjeros realizaron más de un millón frente a las casi 720.000 de los españoles, evidenciando que el mercado foráneo hace estancias vacacionales más largas.

Septiembre ha dejado así un aumento interanual del 111% en la llegada de viajeros nacionales y del 411% en los internacionales. También se ha producido un enorme incremento en las pernoctaciones de viajeros nacionales (152%), y más aún en el de los internacionales (615%).

Málaga fue la cuarta provincia española con más turistas en septiembre, por detrás de Baleares, Barcelona y Madrid, pero se colocó segunda en lo que se refiere a las cifras de visitantes nacionales, únicamente superada por Madrid.

El acumulado del ejercicio deja a Málaga, por el momento, con 2,4 millones de visitantes hoteleros y 7,7 millones de estancias, cifras todavía muy alejadas de los más de 4,6 millones de turistas y 16,5 millones de pernoctaciones que se registraban a estas alturas del año 2019 (de hecho, están en torno a la mitad de aquellas cifras, que fueron además récord histórico de la provincia). En todo caso, sí hay un significativo aumento del 45,6% sobre el nefasto año 2020.

Así la Costa del Sol ha recibido en lo que va de año 1.574.548 viajeros españoles y 838.064 extranjeros. El incremento de los nacionales se ha situado en un 65% mientras que los viajeros hoteleros internacionales han crecido un 19%. Por mercados, tras el turismo nacional, se sitúan Reino Unido, 167.514; Francia 62.914, y Países Bajos 51.732 .

El presidente de Turismo Costa del Sol, Francisco Salado, se ha mostrado muy esperanzado con estos datos. "Confirman la tendencia positiva que ya habíamos puesto sobre la mesa cuando presentamos los datos del pasado verano. Estamos demostrando tener unos recursos turísticos imbatibles, una oferta inigualable que se hacen irresistibles a nuestros potenciales turistas, que ya venían poniendo de manifiesto su deseo de volver a la Costa del Sol", ha indicado.

La llegada de estos viajeros hoteleros en este 2021 también ha tenido una repercusión positiva en las pernoctaciones. Las estancias generadas por los viajeros nacionales se han incrementado en este período en un 87,5%, con un total de 4,4 millones y la de los extranjeros en un 27,8% con otros 3,3 millones.

Respecto al estado operativo de la industria turística, el INE señala que el número de hoteles abiertos en Málaga en septiembre fue de 520, frente a los 436 del año anterior y todavía lejos de los 622 del verano de 2019. El número de plazas conjuntas disponibles se situó en 97.126, con un nivel de ocupación del 59,2% por plazas y del 68,5% por habitaciones. Estos grados de ocupación fueron los más altos de España junto a los de Baleares, Canarias y Guipuzkoa.

En este punto cabe destacar que la ocupación, evidentemente, ha remontado muchísimo en septiembre en relación a los desoladores resultados de ese mismo mes del año pasado (cuando estuvo en el 22% por plazas y 26% por habitación) pero se queda aún a cierta distancia del 72% y 84% que, respectivamente, se cuantificó en septiembre de 2019.

El significativo aumento de actividad turística también se deja notar en el empleo hotelero. Este septiembre se registró una plantilla global en Málaga de más de 15.000 personas, superando los 7.400 del año pasado y más cerca de los 17.826 del verano de 2019.

Por su parte, el RevPar (indicador de rentabilidad hotelera que mide el balance entre la oferta de habitaciones y la demanda) se ha incrementado en la provincia de Málaga en un 277%.