La economía andaluza crecerá en este 2021 a un ritmo del 6,2%, según las previsiones publicadas este jueves por Analistas Económicos de Andalucía, del Grupo Unicaja Banco, en su informe trimestral, que mejora ligeramente sus expectativas para la comunidad en relación al anterior estudio (donde se auguraba un 5,9% en el mejor de los casos). La mejora se fundamenta en el buen comportamiento de la economía en estos últimos trimestres y en los buenos augurios que se manejan para la demanda, el consumo privado y la inversión. El crecimiento andaluz estaría casi en línea con lo estimado para el conjunto del país (6,3% calcula por ahora el Banco de España).

La previsión además es que el empleo aumente en el promedio de 2021 un 2,7%, situándose la tasa de paro en el 22,3%, unos vaticinios que superan también a los realizados el pasado verano, donde se hablaba de un crecimiento del empleo del 1,6% y una tasa promedio del 22,8%.

Para 2022, las previsiones apuntan a un mantenimiento de la recuperación de la actividad y el empleo. El PIB podría crecer en el conjunto del año un 6%, recuperando la producción los niveles previos a la pandemia en la segunda mitad del ejercicio. "No obstante, persisten riesgos a la baja", advierten. El número de ocupados aumentaría un 1,8% y la tasa de paro se reduciría hasta el 21,2% en el promedio del año.

El gabinete de estudios de Unicaja Banco afirma que en este 2021, en referencia a la demanda, el consumo privado y la inversión registrarían un crecimiento del 9,1% y 6,2%, respectivamente, mientras que, por el lado de la oferta, se espera un incremento generalizado, salvo en el sector agrario (-0,9%), y que será más destacado en los servicios (7,1%) y la industria (5,4%).

Asimismo, se estima que el número de ocupados crezca un 2,7% en el promedio de 2021, en torno a un punto más de lo previsto anteriormente, teniendo en cuenta el mayor crecimiento de lo estimado en el segundo trimestre, especialmente en los servicios y en la construcción. La tasa de paro se situaría en el 22,3%, similar a la del conjunto del año 2020.

Para el próximo año 2022, se estima un crecimiento algo más moderado del consumo privado (5,4%) y un mayor aumento de la inversión, cercano al 10%. Además, el incremento por sectores será generalizado, con tasas más elevadas para el sector servicios (6,8%) y la construcción (6,1%). Por otro lado, se prevé que el empleo crezca un 1,8% en el promedio de 2022, situándose la tasa de paro en el 21,2%.

Analistas Económicos de Andalucía destaca que la actividad económica continúa recuperándose a escala mundial. Según el último informe de Perspectivas Económicas de la OCDE, se estima que la economía mundial crezca un 5,7% en 2021 y un 4,5% en 2022

Eso sí, se recuerda que el aumento de la demanda "ha provocado un incremento de los precios de las materias primas y los alimentos, al tiempo que las perturbaciones en las cadenas de suministro han intensificado la presión sobre los costes, traduciéndose en tensiones inflacionistas, que, en principio, se estima presenten carácter transitorio".

Las proyecciones realizadas por los distintos organismos internacionales señalan que la española será una de las economías avanzadas que más crezcan en 2021. Las últimas proyecciones del Banco de España estiman un aumento del 6,3% para 2021 y del 5,9% para 2022, lo que supone una revisión al alza de 0,1 puntos porcentuales. No obstante, el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha revisado a la baja el crecimiento del segundo trimestre, desde el 2,8%, publicado en el avance de finales de julio, al 1,1% en septiembre (17,5% en términos interanuales), "lo que incidirá en las proyecciones de incremento realizadas con anterioridad a esta publicación".

Evolución reciente de la economía andaluza

Según la Contabilidad Regional Trimestral de Andalucía, publicada por el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA), en el segundo trimestre de 2021, el PIB ha registrado un crecimiento del 3,6%, después de descender un 0,4% en el primer trimestre. Con relación al segundo trimestre de 2020, el PIB ha experimentado un crecimiento del 18,2%, si bien la producción continúa siendo un 5,7% inferior a la existente en el cuarto trimestre de 2019 (-8,4% en el conjunto de España).

La aportación de la demanda interna ha sido de 21,2 puntos porcentuales, frente a la contribución negativa de 2,3 puntos del trimestre previo. El gasto en consumo de los hogares ha crecido un 28,6% en términos interanuales, en tanto que la inversión ha aumentado un 15,3%, pese al ligero descenso registrado en el segundo trimestre. Asimismo, el gasto en consumo de las administraciones públicas ha continuado creciendo (5,8%). Por su parte, la aportación del sector exterior ha sido negativa (una cadída de tres puntos), debido al mayor ritmo de aumento de las importaciones de bienes y servicios (26,5%) que de las exportaciones (22,6%).

Desde la perspectiva de la oferta, el crecimiento en el segundo trimestre ha sido generalizado, con excepción del sector agrario (-0,5% en términos interanuales), el que más creció en 2020. Las tasas de crecimiento oscilan entre el 5,4%, para las actividades financieras y de seguros, y el 52,2%, para las ramas del comercio, transporte y hostelería, siendo también superior al 20% el aumento en la industria, las actividades profesionales y las actividades artísticas, recreativas y otros servicios.

En lo que respecta al mercado de trabajo, tanto las cifras de la Contabilidad Regional como las de la Encuesta de Población Activa (EPA) reflejan una recuperación del empleo en el segundo trimestre del año, donde el número de ocupados (3,15 millones, según la EPA) ya supera los niveles de finales de 2019. Asimismo, el número de trabajadores afiliados a la Seguridad Social (3.161.806 de media en agosto) se encuentra por encima del alcanzado en el mismo mes de 2019.

La mejora del empleo ha sido generalizada por ramas de actividad, destacando el crecimiento en la construcción y los servicios de no mercado, donde la ocupación supera los niveles previos a la pandemia. Por otra parte, el número de parados ha crecido un 10,1% en términos interanuales, situándose la tasa de paro en el 21,6% (15,3% en España).