El tercer trimestre del año, correspondiente el periodo de verano, ha dejado noticias agridulces para el mercado laboral de la provincia de Málaga. En lo negativo, el desempleo ha aumentado en 13.400 personas en ese periodo en ese periodo para dejar el total en 166.100 parados, según la nueva oleada de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada este jueves por el INE. El incremento, que resulta extraño debido a la fuerte actividad que una zona turística como Málaga desarrolla en verano, viene condicionado por una fuerte subida en las cifras de población activa (la que está en edad y disposición de trabajar): la provincia ha pasado de 800.700 a 822.800 en el trimestre analizado, con una subida de 22.100 personas. Así, pese a que Málaga ha creado empleo en este tiempo, el incremento de activos ha tirado al alza del desempleo, ya que el actual mercado laboral, vistas las cifras, no ha dado para absorber a todas estas personas.

La tasa de paro en la provincia se sitúa ahora en el 20,18% de la población activa, un punto por encima que en el trimestre anterior (19,08%) y dos y medio por debajo que hace un año (22,60%). Respecto a antes de la pandemia, la tasa está todavía dos por encima (en el tercer trimestre de 2019 era del 18,09%).

Cabe también destacar que la tasa de desempleo de Málaga está más de cinco puntos por encima de la nacional (14,57%) y más de dos puntos por debajo de la andaluza (22,41%).

En lo positivo, los datos evidencian que, pese al aumento del paro, la provincia ha aumentado a la vez su cifra de personas con empleo, firmando además un nuevo récord de ocupados en la serie histórica del INE. El tercer trimestre se ha cerrado con 656.700, lo que supone un incremento de 8.700 respecto al trimestre anterior. Málaga tiene ahora 36.900 ocupados más que hace un año y, evidentemente, supera ya los niveles prepandemia, que estaban en torno a los 650.000. Eso sí, hay que recodar que unos 9.000 trabajadores malagueños siguen incluidos en ERTE.

Por sectores, el número de ocupados creció en el sector servicios (de 523.400 a 548.700, con un saldo de 25.300), y bajó en el resto (-7.400 en la agricultura, -5.700 en construcción y -3.500 en industria).

La secretaria de Empleo de CCOO en Málaga, María José Prados, ha afirmado que los datos de la EPA "no son buenos" para la provincia, ya que evidencian que la economía malagueña "no tiene capacidad para absorber el incremento de su población activa". Prados ha destacado que la cifra de mujeres paradas ha subido en 9.500 frente a la subida de 3.800 desempleados masculinos. También ha señalado que la tasa de paro femenina en la provincia es del 23,45%, siete puntos por encima de la nacional.

El otro colectivo especialmente damnificado por el paro, según CCOO, es el de los jóvenes: la cifras de parados que buscan su primer empleo ha pasado de 7.770 a 11.000 en el último trimestre. El sindicato reclama planes de empleo y más inversión en FP, además de velar por el cumplimiento de los planes de igualdad en las empresas.

Por su parte, la secretaria de Empleo de UGT, Leonor Gálvez, ha insistido en la necesidad de diversificar el tejido productivo de la provincia para crear "más industrias que generen empleo estable y de calidad". Los datos de la EPA revelan, a su juicio, que la "precariedad" y la "estacionalidad" persisten en el tejido productivo de la provincia.