Un total de 12 unidades y centros sanitarios de la provincia recibieron ayer la certificación de calidad que otorga la Consejería de Salud y Familias a través de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA), entidad de evaluación y certificación integrada en la Fundación Progreso y Salud, y cuyos estándares están reconocidos por organismos de acreditación nacional e internacional como la ENAC o la International Society for Quality in Healthcare (Isqua).

En un acto celebrado en dependencias del Hospital Universitario Virgen de la Victoria, el delegado territorial de Salud y Familias en Málaga, Carlos Bautista, hizo entrega de los certificados que reconocen la calidad de los servicios prestados por dos centros de salud del Distrito de Atención Primaria Málaga-Guadalhorce y por diez unidades pertenecientes al Hospital Regional de Málaga y al Hospital Virgen de la Victoria.

Al acto asistió también el director gerente del Hospital Virgen de la Victoria, José Antonio Ortega, el director gerente del Distrito Málaga-Guadalhorce, Enrique Javier Vargas, el director médico y la subdirectora de calidad del Hospital Regional, Ismael Herruzo y Barbara Torres, el director de la ACSA, José Ignacio del Río, así como los referentes de calidad de las tres instituciones y los responsables de los centros y servicios certificados.

El Hospital Regional suma ya 19 distintivos de calidad para sus unidades, tras recibir esta vez la certificación seis de ellas: Formación Continuada, Endocrinología y Nutrición, Oncología Radioterápica, Pediatría, Cuidados Intensivos y Urgencias Pediátricas, y Neonatología intercentros con el Hospital Virgen de la Victoria.

Por sup arte, el Hospital Virgen de la Victoria agregó ayer cuatro nuevas unidades certificadas en calidad por la ACSA. En concreto, las unidad Formación Continuada y la de Oncología Médica intercentros, que comparte con el Hospital Regional, han conseguido la certificación Avanzada, mientras que las de Anestesiología y Reanimación y de Oncología Radioterápica y Radiofísica han alcanzado el nivel Óptimo, el segundo de los tres niveles previstos por el modelo de calidad de la ACSA y que exige un alto cumplimiento en estándares asociados al mayor desarrollo de la organización o a los sistemas de información.