Málaga es la provincia española que más estancias nocturnas ha registrado (64.508) en el sector extrahotelero en septiembre de 2021, lo que supone un aumento del 110% con respecto al mismo mes del año anterior, cuando se contabilizaron un total de 30.728. Las pernoctaciones en apartamentos turísticos, alojamientos al aire libre, albergues y viviendas de turismo rural en la provincia malagueña lideran por delante de Girona (42.411) y Cáceres (34.704), según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Aunque otros destinos superan en número total de viajeros a Málaga (13.443) —Girona con 19.795 y Cáceres con 15.936—, es en la provincia donde se registra una mayor estancia media, con un total de 4,80 días, seguida de Santa Cruz de Tenerife (4,26 días). 

Del total de pernoctaciones, el 43,41% pertenece a residentes españoles, mientras que el 56,59% corresponde a personas que viven fuera del país. El número de viajeros nacionales (8.127) es mayor que el de viajeros extranjeros (5.317); no obstante, por lo general, los viajeros no residentes se hospedan más tiempo.

La mejora del sector es evidente y, este año, Málaga ha liderado como destino andaluz favorito de los campistas por detrás de Cádiz, según la Federación Española de Campings (FEEC). Además, Andalucía ha sido la segunda comunidad autónoma preferida en el ranking. Por ello, la capital malagueña ha sido elegida para la celebración del Congreso Nacional de Campings y la tercera Gala de Campings de España, que se desarrollarán durante los días 10 y 11 de noviembre.

El incremento de la actividad extrahotelera conlleva un aumento del empleo en este sector. Málaga es la provincia de España con más alojamientos rurales abiertos según el INE, con unos 1.460 establecimientos, 113 más que el año pasado. Los puestos de trabajo han ascendido de un año a otro, pasando de 1.763 a 1.804 empleados contratados.

Por su parte, la Costa del Sol es la zona de España que mayor estancia media de los viajeros registra, con 6,48 días en total.

A nivel nacional, las pernoctaciones en el sector han aumentado un 99,5% con respecto al pasado año, superando los 10,5 millones. Según la procedencia de los viajeros, las estancias de los residentes españoles han ascendido a 5,9 millones, un 42,5% más que en 2020. En cuanto a las de los no residentes, estas alcanzan los 4,5 millones, lo que supone un incremento del 319%.