El pleno del Ayuntamiento de Málaga pidió ayer al Gobierno andaluz que «realice las gestiones oportunas con el objetivo de emitir la autorización preceptiva para que la Diócesis pueda acometer un tejado a dos aguas» en la cubierta de la Catedral.

Recuerden que hay gravísimos problemas de goteras y humedades en el techo catedralicio y, al quedar inacabado en el siglo XVIII, ya el arquitecto Ventura Rodríguez reflejo en 1764 la necesidad de que se acometiera un tejado a dos aguas. Sin embargo, en 2008 y 2009, la solución avalada por la Junta y los técnicos de Cultura fue poner una malla, una segunda camisa al techo del templo, que poco después se reveló absolutamente insuficiente para detener las filtraciones.

Te puede interesar:

De esta manera, Cultura tiene en su poder la propuesta de los arquitectos del templo, redactores del plan director, desde marzo. La Junta quiere hacer un equipo técnico especial, con perfiles de expertos en este tipo de intervenciones, dada la envergadura de la obra. Así, quiere hacer un análisis más preciso y certero de la intervención a acometer. La misma, por cierto, costaría en torno a 10 millones de euros al menos, y podría sufragarse con ayudas europeas, autonómicas, municipales, de la Diputación o, incluso, con la colaboración privada, como informó ayer este periódico.

Así, el PP pedía el apoyo para una moción que reclamara a la Junta que diera ya el visto bueno a esta intervención planteada por el Obispado, promotor de la obra. La enmienda de IU y Podemos, defendida por Remedios Ramos, abundaba en que los técnicos autonómicos son funcionarios públicos que actúan desde la profesionalidad y la imparcialidad, por lo que se ha sacado del acuerdo a los mismos, pero el alcalde, Francisco de la Torre, ya ha dicho en varias intervenciones públicas, y en el texto de la moción se recogía, que los criterios de estos profesionales llevaron a adoptar una solución deficiente en 2008 y 2009 y es posible que ese criterio persista aún. Por ello, lleva un mes enviando mensajes a la Junta para que, dada la buena acogida de esta iniciativa, por ejemplo, en el caso del presidente, Juan Moreno, se dé ya el sí a la intervención. «Se trata de una solución contemplada en el Proyecto Básico y de Ejecución presentado por el Obispado en marzo de este mismo año al Ejecutivo andaluz para poner fin a las grietas y problemas de humedades y goteras que aquejan a este Bien de Interés Cultural». En concreto, esta moción, a iniciativa del PP, pasó a convertirse en institucional y contar con el voto unánime a favor de toda la Corporación.