Unicaja Banco iniciará el próximo miércoles 3 de noviembre el periodo formal del proceso de negociación de despido y traslado colectivo con los sindicatos, que dispondrán de 30 días para alcanzar un acuerdo con la entidad y que actualmente rechazan las medidas planteadas por ésta.

La negociación se lleva a cabo tras la fusión de Unicaja Banco y Liberbank, que supuso la creación del quinto banco del país, con un volumen de activos cercanos a los 113.000 millones, más de 4,5 millones de clientes y unas 1.400 oficinas.

Unicaja dará salida a casi 2.700 empleados dado que a los 1.513 despidos -1.005 en Red de oficinas y 508 en servicios centrales- se suman unas 1.200 prejubilaciones, 730 que estaban en excedencia en Liberbank y 437 de la antigua Unicaja Banco con los que se ha alcanzado un acuerdo.

Esta fecha la dio a conocer este viernes la representación legal de trabajadores, que se reunirá a las 11.30 en Málaga con la entidad en una nueva reunión en la que se debe constituir la comisión negociadora y fijar el calendario de las demás asambleas, entre otros asuntos.

Fuentes de CCOO lamentaron que Unicaja haya «finiquitado» el periodo informal recogido en la Disposición V del Convenio Colectivo e iniciado el periodo formal en el que dispone de «apenas» 30 días para llegar a un acuerdo en una negociación «contrarreloj» que «podía haberse encauzado antes de llegar aquí».

Fuentes de UGT señalaron que han decidido continuar negociando «bajo el principio de buena fe», pero exigen que la empresa demuestre que existen «causas justificativas y suficientes» para llevar a cabo la movilidad y que dichas medidas sean «voluntarias y en la línea de la propuesta presentada en la última reunión del periodo informal». Está organización sindical dijo en una nota conjunta con CSIF y SUMA-T que tomarán medidas «más drásticas» como concentraciones, movilizaciones o huelgas.