Mirando atrás

Del tranvía de mulas al autobús híbrido

José Ramón Rodríguez, en la EMT desde 1988, publica de su bolsillo una monumental 'Historia del transporte urbano' de más de 400 páginas y cerca de 800 fotografías, en la que cede el protagonismo a los trabajadores del transporte en Málaga.

José Ramón Rodríguez, con su obra en las paradas de la EMT de la Alameda Principal.

José Ramón Rodríguez, con su obra en las paradas de la EMT de la Alameda Principal. / A.V.

Alfonso Vázquez

Alfonso Vázquez

«Hay compañeros que se han leído el libro de un tirón, sobre todo antiguos. El libro ha volado», reconoce José Ramón Rodríguez.

El autor de la obra, malagueño de 59 años, está feliz al ver cómo se ha agotado ya, en pocas semanas, la primera edición de su Historia del transporte urbano (35 euros), una monografía costeada de su bolsillo, con más de 400 páginas y más de 800 fotografías, que recorre 130 años de la historia del transporte en Málaga desde el arcaico tranvía de mulas hasta la conmemoración del 70 aniversario de la EMT en 2019.

Niños subidos a un tranvía de Málaga, hacia 1900.

Niños subidos a un tranvía de Málaga, hacia 1900. / L.O.

«Me encanta el transporte público, es posible que tenga mucha vocación», sonríe el autor, sobrino de un inspector de la EMT y que entró en la empresa municipal en 1988, sin que su padre lo supiera.

«Se puso muy contento cuando entré. Voy a cumplir 33 años en la EMT, es una vida entera», remarca este cordial y emprendedor conductor de la línea 22, que desde 2006 preside Tran-Bus, la asociación que recupera y restaura tranvías y autobuses históricos. El libro, precisa, lo ha escrito a título particular, sin el concurso de la asociación.

Eso sí, José Ramón Rodríguez confiesa: «Siento enormemente que la EMT no haya colaborado conmigo. No hay un libro como este dedicado al transporte urbano en Málaga».

Como detalla, hace tres años sufrió un síncope «y me mandaron al banquillo». Durante el año de baja y puesto que tenía mucha información «y muchas horas libres», se puso manos a la obra, hasta el punto de que el libro que acaba de salir es una primera parte, pues la segunda ya la tiene lista, para publicar en el futuro.

El canónigo Eleuterio Merino bendice en las cocheras de Pedregalejo uno de los nuevos Pegaso Seida 5020, en 1964, junto al alcalde Francisco García Grana.

El canónigo Eleuterio Merino bendice en las cocheras de Pedregalejo uno de los nuevos Pegaso Seida 5020, en 1964, junto al alcalde Francisco García Grana. / L.O.

En total, han sido tres años de trabajo los que ha dedicado a la obra, con algún susto como «el ataque informático que tuvo el editor el año pasado, con el libro listo para imprimir; menos mal que le pedí una copia», sonríe.

Para realizar la obra José Ramón ha consultado documentación propia, archivos, libros y también ha contado con la documentación proporcionada por quien fuera muchos años gerente de la EMT, Rafael Fernández Barrera.

En cuanto al caudal de fotografías, el «proveedor principal» ha sido un histórico de la EMT, José Luis Guerrero, a quien esta sección le dedicó un reportaje en 2009 y a quien el autor quiere agradecer su generosidad, así como al resto de personas que le han proporcionado las imágenes.

El alcalde Pedro Aparicio, con el gerente Rafael Fernández Barrera, ante la maqueta de las nuevas cocheras del Camino de San Rafael, en 1985.

El alcalde Pedro Aparicio, con el gerente Rafael Fernández Barrera, ante la maqueta de las nuevas cocheras del Camino de San Rafael, en 1985. / L.O.

Por otra parte, la monografía incluye un capítulo homenaje a los fotógrafos Juan Arenas, Bienvenido Guirado y José Romero Arenas, que han dejado testimonio de siete décadas de vida en Málaga.

La Historia del transporte urbano, con un diseño atractivo y legible, comienza con los tranvías ‘de sangre’ de finales del XIX para pasar a los tranvías eléctricos, que estuvieron en funcionamiento desde 1906 hasta el último día de 1961, tras 55 años de servicio.

El libro también expone a fondo las vicisitudes del ‘último tranvía’, ya que no fue desguazado como el resto por encontrarse cedido en Almería para el rodaje de ‘Lawrence de Arabia’. Precisamente fue restaurado por José Ramón Rodríguez, Antonio Fernández Arce, Cristóbal Salazar Montiel y Antonio Sánchez Godoy, tras ser retirado de la explanada del Morlaco en 2008.

La obra repasa con detalle el transporte estrella de Málaga, el autobús, la municipalización del servicio en 1949 y la paulatina desaparición de las concesiones a privados, así como las novedades de nuevos modelos, paradas, innovaciones técnicas y nuevas líneas, año a año hasta 2019.

Nuevos modelos de autobuses en el 70 aniversario de la municipalización del servicio, con el alcalde Francisco de la Torre, el gerente Miguel Ruiz y el concejal de Movilidad José del Río.

Nuevos modelos de autobuses en el 70 aniversario de la municipalización del servicio, con el alcalde Francisco de la Torre, el gerente Miguel Ruiz y el concejal de Movilidad José del Río. / L.O.

Entre las curiosidades, se muestran dos fotografías de un modelo de parada de hace más de medio siglo que no llegó a prosperar y se detalla el primer y grueso convenio colectivo en el que se incluyen los acuerdos firmados con los sindicatos en materia de relaciones laborales y que, por su volumen y detalle, fue conocido como ‘El Petete’, en recuerdo del programa infantil El libro gordo de Petete. El convenio se presentó en 1983, el mismo año en que la EMT estrenó las encuestas entre los usuarios para constatar el grado de aceptación del servicio y detectar fallos.

Un trabajo metódico en el que el autor ha querido que tengan un protagonismo especial los trabajadores de la EMT, más que presentes en la ingente cantidad de fotos, pero también a través de recuerdos como una antigua máquina expendedora de billetes, uniformes o billetes.

José Ramón Rodríguez, junto a Vicente Ruiz (izq.), fallecido de covid y los hermanos José Luis y Alejandro Guerrero, hijos de otro histórico de la EMT, José Luis Guerrero.

José Ramón Rodríguez, junto a Vicente Ruiz (izq.), fallecido de covid y los hermanos José Luis y Alejandro Guerrero, hijos de otro histórico de la EMT, José Luis Guerrero. / L.O.

«La primera frase del libro está dedicada a los trabajadores, sin ellos la EMT no existiría, pero tampoco la Malagueña de Tranvías, Jumacar, Oliveros...», subraya.

A José Ramón Rodríguez le gustaría que el Ayuntamiento de Málaga adquiriera ejemplares para las bibliotecas y otros centros culturales, con el fin de que llegara a más lectores, pues acaba de costear de su bolsillo una segunda edición.

Un espacio expositivo

Este concienzudo paseo por 130 años de historia del transporte en Málaga le reafirma en la convicción de que la EMT debería contar con un espacio expositivo en el que mostrara la evolución del transporte en nuestra ciudad, con la ventaja de que Tran-Bus mantiene una flota de cerca de 25 autobuses históricos que recorrieron las calles de Málaga en el pasado. «Es una reivindicación de siempre», subraya.

Como recuerda, Madrid cuenta con un museo de los autobuses, dirigido por un trabajador del servicio municipal de transporte, un jefe de talleres trabajando en el museo y una asociación que se encarga de abrirlo para las visitas. «Si aquí se hiciera seríamos los segundos de España y los primeros de Andalucía», destaca.

En su opinión, la EMT podría ofrecer este espacio, «para divulgar su historia y hacer que los niños se peguen al autobús, porque son los clientes del mañana. En ese campo se pueden hacer infinidad de cosas», remarca.

(Encargos del libro, en el whatsapp del 616 75 63 62, con datos personales, dirección y número de teléfono).