La variante Delta Plus, el linaje AY. 4.2. que está en investigación en Reino Unido, ya está en España. Según el informe que elabora periódicamente el Ministerio de Sanidad sobre las nuevas mutaciones del Sars-Cov-2 (25 de octubre), en el país se han detectado ya 35 casos, repartidos entre Cataluña, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Madrid y Comunidad Valenciana.

En los últimos días, Galicia y Asturias también han notificado que tienen varios ciudadanos contagiados con esta nueva cepa.

En Andalucía, por ahora, los servicios de vigilancia epidemiológica no han alertado de ningún contagio con la Delta Plus aunque la Junta asegura que mantiene una «especial vigilancia» en la comunidad, debido a las fuertes conexiones que mantiene con Reino Unido a través del turismo y la población residente, así como en el entorno del Campo de Gibraltar, por donde entró la variante Alfa, entonces conocida como cepa británica.

Todo ello, según explicó esta semana el portavoz de la Junta, Elías Bendodo, por si «los vuelos directos de Reino Unido a Gibraltar pueden suponer un aumento de contagios».

«En Reino Unido lo que hay es un aislamiento que empezó a aparecer en julio que ahora supone un porcentaje muy bajo», explica José Antonio Navarro, cofundador y socio de honor de la Asociación Española de Vacunología, que incide en que aún es demasiado pronto para hacer elucubraciones sobre las consecuencias de esta nueva variante.

«No parece, aunque todo esto es provisional, que cause mayor gravedad, y no parece que las vacunas sean menos efectivas pero esto está evolucionando constantemente», aclara Navarro.

En la misma línea se pronuncia el representante de la Sociedad Española de Epidemiología, Fernando González, que define a la Delta Plus como una de las «varias decenas» de variantes que se han observado en Inglaterra.

«Esta ha llamado la atención porque en Inglaterra, donde está creciendo mucho la incidencia, esta [variante] ha crecido un poco más que el resto», incide el epidemiólogo. «Uno de los análisis preliminares que están haciendo los científicos ingleses que están haciendo el seguimiento detecta que el incremento de esta subvariante es mayor que el de otras y la ha puesto bajo vigilancia».

En la provincia de Málaga, la tasa de incidencia acumulada a 14 días se encuentra, con datos del pasado viernes en 43 casos por cada 100.000 habitantes, en 35,6 casos en la capital malagueña. En ambos casos se encuentra por debajo del umbral nacional, que alcanzaba los 49,9 casos antes del inicio del fin de semana.

Con estos datos de incidencia, la estabilización de las hospitalizaciones y una cobertura vacunal en Málaga del 75,5% atendiendo a la población objetiva con pauta completa -80% en Andalucía-, la situación epidemiológica actual es favorable, pese a los ligeros crecimientos que se han registrado en los últimos días que, según Fernando González no pueden achacarse a la aparición de la variante Delta Plus.

«No es que se haya observado ningún efecto peculiar, excepto que parece que en algunos casos se transmite un poco más. Como no está claro si se transmite por las propiedades intrínsecas de la variante o porque se están transmitiendo mucho más, están prestándole atención».

De hecho, se le ha asociado una capacidad de transmisibilidad de entre el 10% y el 15% más que Delta, la variante de la que proviene. No obstante, el epidemiólogo puntualiza que ese porcentaje se identifica en contagios «domésticos» pero no a nivel de comunidad, por ejemplo, en las reuniones sociales.

«Lo más importante es la vigilancia epidemiológica y la vigilancia biológica», resuelve José Antonio Navarro, de la Asociación Española de Vacunología. «Ahora mismo es muy pronto, no se puede aventurar absolutamente nada porque todo va en relación del estudio epidemiológico y biológico, a qué personas afecta, si están vacunados... Todo está en el aire».

Nueva ola

Desde una perspectiva teórica, Navarro asegura que no se pueden descartar nuevas olas de la Covid-19 pero aún es imposible adelantar si la Delta Plus será el desencadenante de la sexta.

De hecho, González sostiene que, al igual que ocurrió con la Delta, esta subvariante podría hacerse predominante y no tener un gran impacto en el territorio.

«Delta se ha extendido por todo el mundo pero no tiene ni impacto sobre la vacuna ni sobre la gravedad de la infección ni sobre la tasa de hospitalización, ni sobre la letalidad... simplemente se transmite más» añade el miembro de la Sociedad Española de Epidemiología. «Ya sabemos que cuando hay más transmisión hay más riesgo de que pase cualquiera de estas cosas pero habiendo mucho más transmisión, para nada ha tenido consecuencias en los parámetros que realmente nos pueden preocupar».

Tercera dosis: la población general sigue a la espera

Solo los mayores de 70 años y población vulnerable ante la Covid-19 están recibiendo la tercera dosis. En cuanto a la población general, aún se desconoce cuando se propondrá para esta vacuna adicional o de refuerzos. Los expertos descartan que la llegada de la Delta Plus fuerce su expansión hasta los otros grupos etarios sino que será la disminución de la propia protección la que lo determine.