La confluencia de IU y Podemos en el Ayuntamiento de Málaga ha registrado alegaciones a la recalificación de los terrenos de la antigua fábrica de cerámica y material de construcción Salyt, en la avenida de Valle Inclán, actualmente de uso industrial, "para frenar los planes del equipo de gobierno del PP y Cs de favorecer la construcción de un centro comercial y establecimientos de restauración, en su mayoría franquicias, en lugar de otorgarle el uso social y de equipamientos deportivos, entre ellos una piscina cubierta, acordado con los colectivos vecinales de los barrios de Granja Suarez, Carlinda y Miraflores".

La viceportavoz de Unidas Podemos, Remedios Ramos, ha explicado que "las alegaciones se refieren a la falta de justificación de la decisión de calificar como comercial, a través de una modificación del PGOU vigente, la práctica totalidad del sector de la antigua fábrica de Salyt, a pesar de que ya existen suficientes centros comerciales y suelo de sobra para hostelería y comercio mayorista de franquicias".

"El resultado es un desequilibrio de los usos en el sector, ya que no se contemplan zonas verdes y deportivas públicas, ni equipamientos como la piscina cubierta tan demandada por las asociaciones vecinales, a pesar del acuerdo con los representantes vecinales de barriadas con una clara necesidad de equipamientos como Granja Suarez, Carlinda y Miraflores", ha añadido Ramos.

De igual modo, la viceportavoz de la formación de izquierdas motiva en las alegaciones en "la necesidad de que un tercio del sector sea calificado como comercial, un tercio como zonas verdes y espacios libres y el otro tercio como zonas y equipamientos deportivos, incluyendo la previsión de una piscina cubierta. Todo ello para un mayor equilibrio de usos, previniendo el riesgo de inundación y preservando el patrimonio histórico existente".

Ramos ha apuntado en un comunicado a que "tampoco se han tenido en cuenta otros factores clave como el riesgo de inundabilidad, ya que todo el sector se encuentra sobre el antiguo arroyo del Cuarto, que suele inundarse con las lluvias torrenciales, la afección a la Movilidad por el aumento del flujo de tráfico derivado de los usos comerciales intensivos, o la obligada protección, preservación, recuperación y conservación del patrimonio industrial de la antigua fábrica, que data de 1945, para que se conserve y se integre en el sector, ya que cuenta con valores destacados como la chimenea, asociada a un horno Hoffman, el único que se conserva en Málaga".

Por su parte, la portavoz de la coalición de izquierdas, Paqui Macías, ha criticado "el enésimo pelotazo urbanístico que promueve el alcalde, siempre en contra de los intereses de la mayoría social de los malagueños y las malagueñas".

"En esta ocasión quienes van a salir perdiendo son los comercios y establecimientos de barrio que tendrán mayor competencia por parte de las franquicias multinacionales y los vecinos y vecinas que perderán una oportunidad para ganar espacios libres, equipamientos sociales y deportivos que favorezcan a su calidad de vida", ha concluido.