El Grupo Unicaja Banco ha presentado este miércoles sus primeros resultados tras culminar la absorción de Liberbank el pasado verano y convertirse en la quinta entidad financiera española por volumen de activos. El banco malagueño registró en los nueve primeros meses de 2021 un beneficio neto, en términos recurrentes (y excluido el impacto contable del fondo de comercio negativo por la integración de Liberbank y otros ajustes de la fusión), de 156 millones de euros, un 41% superior en comparación interanual. El beneficio neto incluido el fondo de comercio negativo (badwill) se situó en los 1.395 millones.

Unicaja Banco afirma que, por una parte, se ha reforzado su impulso comercial, y por otra, que se ha consolidado la evolución positiva de mejora de la calidad del balance, tanto en términos de reducción de los activos improductivos (disminución del 7% de los activos en mora y de los adjudicados) como de aumento de las coberturas (72,1% de activos en mora y 66,5% del conjunto de activos improductivos), de las más elevadas del sector.

En el conjunto de los tres primeros trimestres del 2021, la entidad aumentó el volumen de negocio, con un crecimiento interanual de los recursos de clientes del 9,7% (destacando el incremento en fondos de inversión, que crecieron un 27,2% interanual) y un aumento de la cartera viva de crédito productivo (no dudoso) del 3,4%, impulsado este crecimiento por la actividad hipotecaria, con un incremento del 56% de las nuevas formalizaciones y un aumento del saldo vivo del 4%, hasta superar los 31.000 millones de euros.

Tras la integración, Unicaja Banco mantiene unos elevados niveles de solvencia (el capital de máxima calidad, CET 1 fully loaded, se situó en el 13,6%), con una cartera de riesgos diversificada y unos ingresos core que evolucionan favorablemente (+2,4% interanual).

Unicaja Banco explica que en el trimestre se ha iniciado el proceso de integración operativa y comercial y ha comenzado la captura de las sinergias de costes, ámbito en el que se ha iniciado la negociación de la reestructuración laboral y de la red de oficinas. Está previsto que las sinergias de costes superen los 200 millones de euros, mejorando las previsiones iniciales.

El balance de Unicaja Banco tras la integración de Liberbank se ha situado en los 109.144 millones de euros, mantenendo las tendencias positivas de los últimos trimestres tanto en el pasivo, aumentando los recursos de clientes, como en el activo, especialmente en la cartera hipotecaria. La entidad destaca, asimismo, el crecimiento del negocio en productos fuera de balance, principalmente en fondos de inversión. Igualmente, se ha mantenido también la tendencia de saneamiento del balance, con una reducción sostenida y continua de la cartera de activos improductivos, tanto en mora como en adjudicados.

El volumen total de recursos administrados al cierre del tercer trimestre de 2021 era de 104.897 millones, un 5,5% más que un año antes en términos homogéneos. El 90% de los recursos administrados procede de clientes minoristas, situándose en 94.726 millones, tras un crecimiento en términos interanuales del 10,4%, de los que 73.283 millones corresponden a recursos en balance (+9,7% interanual) y 21.443 millones a recursos fuera de balance, (+12,9% interanual).

Los depósitos a la vista siguieron la tendencia de los últimos trimestres, debido a los bajos tipos de interés, aumentando un 10,1% en términos interanuales hasta alcanzar los 56.969 millones de euros, mientras que el ahorro a plazo continuó su disminución hasta situarse en 6.420 millones.

El incremento de recursos fuera de balance, por su parte, se concentró en el segmento de fondos de inversión, que registraron un crecimiento interanual del 27,2%, superando el patrimonio la cifra de 11.800 millones de euros (11.811 millones), con una suscripción neta trimestral de 389 millones. De igual forma, los fondos de pensiones evolucionaron de forma positiva, hasta alcanzar la cifra de 4.005 millones, un 7,8% superior a un año antes.

El saldo vivo del crédito crece, impulsado por la financiación hipotecaria

La actividad de financiación mantuvo su tendencia de crecimiento relevante en términos de saldo vivo crediticio, impulsado principalmente por el sostenido aumento de la financiación hipotecaria y del crédito a administraciones públicas.

La inversión crediticia productiva (no dudosa) alcanzó hasta septiembre del 2021 los 53.079 millones de euros, lo que supuso un incremento del 3,4% interanual. Las nuevas formalizaciones de operaciones de financiación mantuvieron su "intenso" ritmo, con un total de 9.531 millones, de los que 3.495 millones corresponden a financiación hipotecaria, que presentan un incremento interanual del 56%. Las nuevas formalizaciones hipotecarias representan una cuota de mercado nacional del 10,6%, más que duplicando la cuota natural de Unicaja Banco en el sector bancario español.

Según Unicaja Banco, esta positiva evolución ha supuesto que la financiación hipotecaria performing (no dudosa) aumentase su saldo vivo el 4% hasta los 31.001 millones. El crecimiento sostenido se está realizando, añade la entidad, "desde una estrategia de máxima prudencia en la gestión del riesgo", con un importe prestado sobre el valor de la vivienda (LTV) que no excede del 80% en el 89% de los casos. En conjunto, la cartera hipotecaria está formada por operaciones que financian la adquisición de primeras viviendas (87% del total) y con una baja ratio de mora (2,9%), y las nuevas formalizaciones se registran en zonas de elevado dinamismo económico y comercial, entre las que destaca la Comunidad de Madrid, que absorbe el 22% de las operaciones.

El crédito al consumo se mantuvo estable, con un saldo vivo de 2.728 millones, un 0,1% menos en términos interanuales.

Cartera crediticia muy diversificada

El dinamismo en el segmento de financiación hipotecaria ha compensado la prevista reducción de las nuevas formalizaciones en el segmento productivo, agotado el impacto de la financiación ICO por la pandemia del COVID 19. El saldo vivo de financiación a empresas se situó en los 13.435 millones, un 2,5% menor que hace un año.

El banco señala que su cartera crediticia performing está "altamente diversificada": el 58,4% corresponde a financiación hipotecaria, el 23,6% a empresas, el 11,1% a administraciones públicas y el 6,8% a consumo y promoción inmobiliaria.

"La cartera de financiación a empresas está muy diversificada por sectores de actividad, con una exposición limitada en aquellos con mayor impacto previsto por el COVID-19", ha añadido.

Mejora de la calidad del balance y aumento de las coberturas

Unicaja Banco afirma que ha mantenido su "estrategia de máxima solvencia y de continua mejora de la calidad del balance". A cierre del tercer trimestre la ratio de morosidad se situó en el 3,4%, de las mejores del sector bancario español, tras haberse reducido en 0,5 puntos porcentuales interanualmente. El volumen total de activos en mora disminuyó en los últimos doce meses un 10,4% (217 millones de descenso).

Paralelamente, continuó la reducción de la cartera de activos adjudicados, que se cifró en un 4% en términos interanuales, gracias a la salida de activos no corrientes en ventas, la mayor parte viviendas terminadas (48%) y suelos (32%). Todo ello ha supuesto una mejora de la ratio de activos improductivos (NPAs) de 0,7 puntos porcentuales en los últimos doce meses, hasta situarse en el 7,3%.

Al mismo tiempo, Unicaja Banco ha elevado los niveles de coberturas tanto de activos dudosos como de adjudicados, alcanzando el 72,1% de cobertura de dudosos (10,6 puntos porcentuales más que en la misma fecha del año anterior) y el 62,1% de adjudicados (6,4 puntos porcentuales más en términos interanuales), entre las más altas de los bancos cotizados españoles. La cobertura del total de NPAs (dudosos y adjudicados) aumentó al 66,5%, entre las mejores del sector.