La Junta de Gobierno Local ha rechazado hoy los recursos puestos por los colectivos que okupan la Casa Invisible, en calle Nosquera, desde 2007, contra la orden de desalojo que se dictó en 2018. Así, "se le dan unos plazos razonables, 15 días para que hagan una salida, si no son 15 y son 17, no hay problema", dice el edil de Urbanismo Raúl López, quien ha insistido en que ese plazo correr una vez se les notifique la decisión, por lo que, en la práctica, será superior el tiempo para salir. El caso, eso sí, es que se les pide que se vayan ya. Ya se sabía que el Consistorio había puesto la proa hacia esta decisión en octubre.

Si el requerimiento no es atendido se realizará un nuevo requerimiento para que se proceda al desalojo en el plazo de 8 días. En caso de que este plazo no sea atendido se procederá al lanzamiento por el Ayuntamiento con sus propios medios, de acuerdo al procedimiento legal establecido, siendo de cuenta del ocupante los gastos del desalojo. Asimismo, se requiere la entrega de la posesión del inmueble al Ayuntamiento y se ordena la clausura del mismo. También se ha dado luz verde, una vez obtenida la posesión del inmueble, a la redacción del proyecto técnico.

¿Por qué se produce esta decisión? El Ayuntamiento quiere recuperar el inmueble para rehabilitarlo integralmente y no quiere que los colectivos que desarrollan allí sus actividades culturales permanezcan mientra avanza la obra. Estos, a su vez, quieren que la rehabilitación se haga compatible con sus actividades. Esta misma semana se reunieron y, desde principios del pasado mes de octubre, estaba clara la postura municipal: desalojo, rehabilitación y concurso para ver quién o qué entidades ocupan el edificio de nuevo.

"Lo que hemos llevado hoy a aprobar es el procedimiento que se dirige a la posesión del inmueble de calle Nosquera 9 y 11, hablamos de la aprobación de una serie de puntos que desestiman una serie de recursos de reposición que habían llevado a cabo quienes hoy okupan ese espacio, y que ya se aprobaron en 2018", dice López, quien además ha esgrimido un informe del Servicio de Conservación para avalar su decisión: "El inmueble presenta deficiencias en cuanto a la conservación y la seguridad, forjados apuntalados, desprendimientos de cielo raso, manchas indicativas de filtraciones, tejas sueltas, revestimientos disgregados, daños estructurales puntuales e importantes carencias respecto a la instalación eléctrica y contra incendios; por la antigüedad del edificio, su estado y su valor arquitectónico y patrimonial solicitamos que no se posponga durante más tiempo la rehabilitación integral de las edificaciones, procediendo a su recuperación definitiva en las debidas condiciones de seguridad y habitabilidad", dicen los técnicos de Conservación.

"No podemos asumir el riesgo de que allí ocurra algo", ha insistido López. Sigue corriendo, por cierto, el caso judicializado en un órgano de lo Contencioso-Administrativo contra la resolución de la Junta de Gobierno de 2018, pero López ha insistido en que ante la inseguridad, debe actuar ya.

Da una "justificación de interés público" en su argumentación, "la primera es la sostenida degradación del inmueble, ratificada en sucesivos informes del departamento de Conservación". Asimismo, ha indicado, "hay una fecha incierta sobre los recursos que se han planteado a las decisiones de 2018, cuando se solicita que se desaloje el inmueble y hay un recurso contra esa decisión, se tiene que dirimir en los tribunales, pero mientras se sigue degradando el edificio".

Ha rechazado el edil que la rehabilitación se haga por fases y ha recordado que el proyecto de la Fundación los Comunes ha sido desaconsejado por los técnicos y valorado en un millón de euros, mientras la rehabilitación que propone Urbanismo suma tres millones de euros. Asimismo, ha indicado que esto se hace para evitar accidentes o hechos sobrevenidos, y ha destacado que el informe de Emasa traslada, por ejemplo, que no tienen agua en el edificio.

Asimismo, dice que la mano del Consistorio está tendida y que se les ofrecen espacios municipales para desarrollar sus actividades culturales.