El pacto por la sanidad andaluza es ya indemorable. De esta forma, el Sindicato Médico Andaluz ha hecho un llamamiento a los grupos políticos con representación en la Cámara andaluza para que afronten, de una vez por todas, la mejora del sistema sanitario de Andalucía pues «es absolutamente vital que seamos conscientes de la necesidad de reformular nuestra sanidad y proponer un modelo adecuado para los próximos años».

Desde el SMA subrayaron que «la gestión eficiente tiene un límite y con nuestros niveles de inversión en Salud ya no se puede mejorar más el rendimiento», y avisaron de que «no es posible abordar la construcción o mejora de un Sistema Sanitario Público si previamente no se ha definido el modelo y el horizonte temporal del mismo».

Según los datos del Ministerio de Sanidad, Andalucía es una de las comunidades que menos fondos destina a Sanidad. En 2019, Andalucía era la región que menos invertía en sanidad por habitante, un total de 1.165 euros, y, según las previsiones para este 2021, «seguiremos estando entre las cuatro comunidades que menos invierten en salud por habitante».

En cuanto al número de quirófanos por cada 100.000 habitantes, la Comunidad andaluza cuenta con 8,57 mientras la media de España está en 9,79. Andalucía tiene en Atención Primaria dos médicos menos que la media española y 36 médicos menos por 100.000 habitantes que Castilla León. En cuanto al número de especialistas hospitalarios, «contamos con 50 médicos menos por cada 100.000 habitantes que el resto del país».

El número de camas por 1.000 habitantes es de 2,19 mientras que la media española está en 2,95 y de estas camas en Andalucía solo el 77 por ciento pertenecen a la sanidad pública mientras que en España el porcentaje de camas propiedad de la sanidad pública es del 88,8 por ciento.

El Sindicato Médico Andaluz, tras detallar los datos, incidió en que «este hecho ha propiciado que en los últimos años las listas de espera no dejan de crecer». A ello se suma que existe «una distribución de los recursos absolutamente irregular en el territorio andaluz».

«La situación de la Atención Primaria con apenas tres o cuatro minutos para atender a los pacientes, una falta sistemática de cobertura de las bajas y con plantillas mal dimensionadas, se encuentra en estado crítico».

«Los facultativos seguimos siendo los peor pagados del territorio nacional», explicaron. A ello se suma «la ausencia de una regulación clara de la jornada laboral, sin un efectivo plan para evitar las agresiones a los facultativos, negociando conciertos con entidades privadas de forma poco transparente». Todo esto provoca una importante fuga de profesionales a otras comunidades, países o a la medicina privada.

Por este motivo, desde el SMA piden un pacto indemorable por la sanidad pública en donde se aumente el peso relativo de la sanidad dentro del presupuesto de la Junta de Andalucía y fijar un marco temporal para alcanzar una inversión en salud de al menos los 1.600 euros por habitante. Aumentar la inversión en I+D+I con grupos mixtos de expertos en Big Data y Salud Pública que partiendo del análisis de situación puedan anticipar las conductas evolutivas de los agentes externos y gestionar la demanda.

Asimismo, solicitan «consensuar y definir con claridad cuál es la plantilla horizonte en las diversas categorías, usando para ello criterios exclusivamente de calidad sanitaria. «Desarrollar un plan que evite la fuga de facultativos hacia otras comunidades, países o hacia otros ámbitos de la asistencia como la sanidad privada».

Como paso imprescindible, el SMA destaca el incremento de la presión al Gobierno central «para que se aumenten las plazas disponibles en la formación MIR y realizar un estudio prospectivo serio que nos permita calcular el número óptimo de egresados en la licenciatura de Medicina en los próximos años».

En cuanto a la gestión sanitaria, los facultativos ven como imprescindible la despolitización de la misma pasando a un modelo de gestión profesional tanto de los gestores como de los cargos directivos. Asimismo, el SMA pide la asunción de las Agencias Públicas Sanitarias por parte del SAS a fin de mejorar la equidad y que la prestación de servicios sea idéntica para todos los andaluces.