Una de las prioridades del edil de Juventud, Luis Verde, desde el inicio del mandato es tratar de ayudar a las 19 bandas de música, agrupaciones musicales o bandas de cornetas y tambores existentes en la ciudad. Son más de 1.500 jóvenes los que forman parte de las mismas y, desde hace décadas, tienen un problema: algunas de ellas deben ensayar en la calle con las consiguientes protestas de los vecinos. Así, poco a poco Verde, tras numerosas reuniones con los colectivos, ha ido tejiendo una solución: «Juventud se marca como objetivo sacar de la calle a todas las bandas de música».

La idea, declara el también edil de Carretera de Cádiz, «es intentar que todas las bandas tengan la posibilidad de trabajar en las mejores condiciones y que el uso de la calle sea únicamente para cuando necesiten ensayar la procesión en sí». Ahora mismo, de las 19 bandas, estima el edil, hay seis o siete que no tienen local en el que ensayar. El plan de Verde consiste en «aprovechar la logística municipal actual y dar un posible uso a las instalaciones ya existentes; o, adecuándolas, en aquellos puntos que pudieran ser mejorables». Recuerda Verde que ya hay bandas que tienen sitios propios o que ensayan bajo techo, después de que les hayan cedido naves o colegios. Sin embargo, quiere Verde impulsar este plan en todos los distritos. También se tendrán en cuenta ofrecimientos de locales privados o de colegios.

El caso es que ese plan ya está en marcha: por ejemplo, se ha usado la última modificación de crédito del presupuesto de 2021 para destinar 44.500 euros a adecuar el salón de actos polivalente del Parque Central de Bomberos como sala de ensayos de la Banda de Cornetas y Tambores del Real Cuerpo de Bomberos (habrá más usos). Hasta ahora, ensayaba en Martiricos, lo que motivaba quejas de los vecinos. «Hablamos de un espacio diferenciado dentro del parque de bomberos de Martiricos y la posibilidad de hacerlo compatible con el funcionamiento y ensayos de la propia banda», recalca.

Con la Banda de Música de las Flores, se buscaron alternativas a su ubicación actual, de forma que se les ha buscado una sala de ensayos en ‘El Hangar’, un espacio municipal del IMFE y Derechos Sociales de Ciudad Jardín, un sitio que al menos «les ha dado un respiro», aunque tengan que compartirlo. En cuanto a la Banda de Música de la Paz, durante la pandemia no podían ensayar en su lugar habitual, se les buscó el CEIP Guadaljaire. Ahora, gracias a la Fundación Unicaja han vuelto «a su casa, el colegio Rosario Moreno». Hay negociaciones con otra banda para que pueda usar otro sitio y, en relación a una cuarta formación, se le ha reubicado en algunos ensayos, incluso, en el auditorio del Puerto de la Torre. Destaca Verde «el firme apoyo municipal a las bandas», después de la realización, en plena pandemia, de un ciclo de conciertos en el Jardín de La Concepción, el que se dio el Día de la Hispanidad (todas las bandas, en distintos puntos de la ciudad, tocando al mismo tiempo) o los que se ofrecieron en los distritos (este año se han destinado 50.000 euros del presupuesto).