Una promotora quiere adquirir hasta 22 viejos edificios ubicados en seis calles del barrio del Perchel, explica Enrique Gutiérrez, portavoz de los vecinos que residen en esos inmuebles, medio centenar. El caso es que estos residentes están alquilados y pagan religiosamente sus rentas a una inmobiliaria, que es la que va a vender los edificios a la compañía, y, aunque no se sabe con qué fin se hará esa transacción, sí se intuye: o reformarlas o demolerlas y construir nuevas promociones, como, por cierto, ha ocurrido ya en numerosos rincones de la barriada.

Estos vecinos son claros y Gutiérrez pone un objetivo a su lucha: «Queremos que hagan viviendas sociales en este barrio para nosotros, igual que se han hecho en sitios muy cerca de aquí para otros vecinos». No quieren irse de su barrio ni tienen por qué. «Son 22 portales, algunos tienen seis viviendas, otros ocho. Afecta esto a seis calles. Aproximadamente somos cincuenta vecinos. Algunos inmuebles están cerrados, en otros solo vive un vecino, en el mío, por ejemplo, hay ocho. Todos estamos de alquiler: algunos tienen rentas antiguas, otros pagan desde el 86, pero no con renta antigua, y otros pocos son inmigrantes que llegaron en 2007, son criaturas que están viviendo aquí, sus niños han nacido aquí, y pagan lo suyo».

Gutiérrez lo tiene claro: «Vamos a pelear por que el Ayuntamiento haga viviendas sociales. Una parte de VPO para nosotros. ¿Que nos dicen que no para todos? Pues ya negociaremos, pero como se ha hecho en otros barrios, por ejemplo en el Bulto con gente que vivía allí, y también para vecinos de La Muñeca, se los han hecho en Matadero Viejo; en Perchel Norte también se han construido viviendas sociales, ¿por qué nos tenemos que ir de aquí? Llevamos toda la vida viviendo en El Perchel. que hagan un esfuerzo, que haya un acuerdo urbanístico y nos hagan viviendas sociales para los pocos que quedamos».

La inmobiliaria que vende estos edificios (con ellos dentro) no les da información, denuncia, tan sólo ofrecen la callada como única respuesta y ellos quieren saber qué es lo que va a ocurrir. «La venta, nos tememos, se va a cerrar de un momento a otro, ya hubo un acuerdo en un pleno de 2017 en el que se quedó en que nos iban a ayudar, pues que vaya a pleno otra vez». No en vano, Gutiérrez ya se reunió ayer con el PSOE y con el grupo municipal de IU y Podemos con el fin de que estos presenten mociones tanto a la Comisión de Pleno de Ordenación del Territorio y Vivienda como en el pleno ordinario de noviembre, si da tiempo, y si no en el de diciembre, con el fin de forzar un acuerdo que resuelva la incertidumbre que ahora están sufriendo.

Gutiérrez explica que ya en 2017 vinieron varios abogados de Madrid con el mismo asunto, aunque entonces se quedó paralizado, hasta que ahora han vuelto a reactivarse los rumores de una venta inminente que puede expulsar a los últimos vecinos del Perchel. Quieren una respuesta del IMV.