Málaga va a reforzar su apuesta por la movilidad sostenible superando la barrera numérica de las 600 bicicletas de alquiler, ahora que expira la concesión del servicio municipal (en concreto, el día 21 de noviembre). Actualmente, hay 400 bicicletas y, como anunció el concejal de Movilidad, José del Río, el pasado jueves en el III Foro de Economía Circular y Sostenibilidad de La Opinión de Málaga, todas ellas serán de ayuda a la pedalada.

El edil aseguró que «la bicicleta es un transporte esencial, sostenible y vital y, desde 2014 o 2015, apostamos por él. En 2015 firmamos un convenio con la Junta, no quiero entrar en polémicas, pero hubo un compromiso claro de hacer 70 kilómetros de carriles bici, el Ayuntamiento hizo el 65% del compromiso, la Junta hizo cero kilómetros, estamos atravesando un déficit de carriles bici en la ciudad, y eso lo tenemos que paliar lo antes posible y potenciar el uso de la bicicleta». Ahora, dijo, la ciudad tiene 45 kilómetros de carriles bici, y defendió la creación de 70 kilómetros de carriles ciclables en los que los coches y las bicicletas pueden compartir espacio, siempre a una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora. «Es compatible el uso de la bici y el coche», dijo.

De esta forma, «ahora el Ayuntamiento tiene el compromiso fuerte de trabajar en un plan director que nos proyecte de 11 a 15 itinerarios que, de forma radial, puedan unir todos los distritos de la ciudad, es una infraestructura que cubrirá esa necesidad».

Asimismo, agregó que el 21 de noviembre «vence el compromiso de la concesión del alquiler de bicicletas, vamos a cambiar el modelo con el fin de potenciar el uso de los préstamos, vamos a intentar poner más de 600 bicicletas en la calle para los malagueños, frente a las 400 que hay ahora». Es más, «el fin es que el 100% de las bicis tengan ayuda a la pedalada, porque en Málaga hay zonas llanas y otras necesitan de ese apoyo». Se refiere, claro, a los barrios cuyos accesos son en pendiente. También destacó que hay un contrato de 440.000 euros para los próximos años con el fin de mantener los carriles bici existentes.

Asimismo resaltó Del Río que en los aparcamientos municipales los vehículos eléctricos pueden aparcar gratis durante 45 minutos, en las zonas SARE estos coches pueden estacionar también gratis. Por cierto, desde hace años cualquier ciclista puede dejar su bici en los parkings municipales.

«La empresa va a hacer una apuesta muy importante por poner cargadores en todos los aparcamientos públicos de la ciudad, hoy hay solamente dos plazas o dos puntos en cada uno, queremos llegar a los cuarenta en todos los aparcamientos de la ciudad».

Por otro lado, también se refirió Del Río a la carga y descarga, dados los «serios problemas que se encuentra la ciudad para atender» la demanda de hoteles y hosteleros. «Tenemos que ir cambiando el modelo de ciudad, en cuanto al modelo de carga y descarga debemos trabajar de la mano con las empresas, con la colaboración público-privada», destacó. En su opinión, es necesario hacer la carga y la descarga en un horario diferente al actual, para ello es importante la digitalización, de forma que se reserva una hora para ello, reduciendo drásticamente el tráfico de agitación contaminante en el Centro. Del Río, por cierto, quiere aumentar la zona de bajas emisiones y que esta no se quede solo en el Centro y el Soho.