Los vecinos del barrio de La Pelusa, en la capital malagueña, se concentraron ayer junto al campo de fútbol San Ignacio para mostrar su rechazo a la instalación de una nueva gasolinera en la zona. «Los vecinos y vecinas se han reunido para mostrar su cabreo por la situación vergonzosa a la que están siendo sometidos por el Ayuntamiento por esa decisión unilateral de implantar una gasolinera en el corazón del barrio», explicó el edil del PSOE Mariano Ruiz, que lamentó que son «más de 4.000 vecinos y vecinas que están viendo cómo su calidad de vida se pone en tela de juicio». «La gasolinera se implantará a escasos metros de guarderías, de viviendas, de colegios, de residencias de mayores y además sin tener necesidad, porque hay más de cuatro gasolineras en el entorno», incidió el edil, que resaltó que los vecinos mostraron su «disconformidad declarando al concejal de Urbanismo Raúl López persona no grata por sus mentiras, su trato preferente a los promotores en lugar de a los vecinos y por darle la espalda a este barrio humilde y obrero que se levanta para defender sus intereses».