Un hombre ha sido detenido en Málaga como presunto autor de una decena de hurtos y robos con violencia perpetrados en las últimas semanas en grandes superficies comerciales de la capital en los que utilizaba un patinete como medio de fuga. El investigado, de 34 años, accedía a las tiendas a pie tirando del patinete y mientras simulaba estar de compras, arramblaba repentinamente con los efectos de valor que encontraba a su alcance y huía sobre el vehículo a toda velocidad por los pasillos, lo que provocaba un grave riesgo de atropello para otros clientes y los empleados. Sólo en sus dos últimos asaltos logró llevarse efectos por valor de más de 1.000 euros. Según ha informado la Comisaría Provincial, el investigado logró llevarse jamones, percheros repletos de ropa y hasta cachimbas. Tras su identificación, que no ha resultado fácil por actuar siempre con casco y mascarilla, la policía logró detenerlo y la autoridad judicial dictó su ingreso en prisión.

La investigación, llevada a cabo por los investigadores de la Comisaría de Distrito Oeste, se inició a partir de una serie de hechos que se achacaron a una misma persona. El sospechoso accedía inicialmente a pie a supermercados y centros comerciales, pero en el momento en el que cogía los efectos de su interés huía a toda velocidad en un patinete eléctrico. "En caso de ser detectado por clientes o empleados, el investigado tornaba su actitud en violenta y agresiva, llegando incluso a intimidar o amenazar a aquellos con un arma blanca", han explicado antes de añadir que en uno de los robos llegó incluso a enfrentarse con piedras y palos a los vigilantes de seguridad.

Robos por encargo

Las pesquisas hacen pensar a los investigadores que el sospechoso no robaba al azar. Se mostraba tan selectivo que los agentes creen que lo podía hacer por encargo de conocidos que le compraban los artículos a un precio inferior al de mercado o simplemente porque tenían una fácil salida en el mercado negro. Las indagaciones llevaron a identificar al sospechoso, una tarea que resultó difícil, puesto que siempre actuaba provisto de casco y mascarilla. En el momento de su detención, el investigado viajaba con el patinete que seguía de cerca la Policía y vestía diversas prendas que habría usado en varios robos. En el registro de su vivienda, los agentes localizaron otras ropas utilizadas en algunos delitos y recuperaron algunos efectos robados.

La Policía Nacional ha esclarecido así una decena de hurtos y robos que atribuyen al arrestado, que cuenta con numerosos antecedentes por delitos contra el patrimonio.