Hay más de cincuenta vecinos del Perchel, que habitan en 22 bloques repartidos en seis calles, que han alertado ya a la opinión pública de la intención de la inmobiliaria dueña de sus pisos de vender los inmuebles a una promotora, que reclaman al Consistorio malagueño que se hagan viviendas sociales para seguir viviendo en su barrio. De momento, nadie se ha comprometido a ello, pero hoy sí se ha aprobado una moción de Adelante Málaga, el grupo municipal de IU y Podemos, apoyada por todos los grupos, de forma que la ciudad se compromete a asesorar y apoyar a las familias.

Lo acordado es lo siguiente: el Ayuntamiento facilitará el apoyo técnico que precisen las familias afectadas para poder ejercer de forma efectiva su derechoa defensa, el Consistorio muestra su apoyo a las familias que sufren acoso inmobiliario en El Perchel y se compromete a respaldarles en la defensa de sus derechos, el Consistorio intervendrá, en el marco de sus competencias, para combatir este caso, "utilizando todos los instrumentos de los que dispone para actuar" y "la alcaldía utilizará su función de representación e intermediación en la búsqueda de soluciones y apoyar a las familias afectadas".

Francisco Pomares, el concejal de Derechos Sociales, ha recordado que hay ayudas públicas a la rehabilitación de edificios y el promotor o dueño de los bloques puede acogerse a ellas y además va a venir mucho dinero europeo de los fondos Next Generation para ello, "no hay excusa para un promotor que quiera regenerar esas viviendas", además de comprometerse con que el Ayuntamiento estudiará varias fórmulas para ayudar. De las viviendas sociales que piden los vecinos no ha dicho nada.

El caso es que la viceportavoz de UP, Remedios Ramos, ha indicado que los están acosando con el fin de obligarlos a marcharse de allí y ha denunciado que las casas y locales que van quedándose vacías están siendo tapiadas, se detectan inmuebles vacíos y ocupados irregularmente, lo que refuerza el abandono y el deterioro de la convivencia. "Han abandonado por completo el mantenimiento y la conservación de los edificios, provocando activamente su deterioro".

Enrique Gutiérrez, portavoz de la plataforma que los agrupa, ha intervenido para pedir "justicia social y legal", ha denunciado que pueden perderse de golpe 22 edificios y seis calles del Perchel, ha agradecido a Gemma del Corral, edil del Centro, los consejos que le ha dado, ha indicado que 14 vecinos están blindados por la ley de arrendamiento más antigua, pero ello no afecta al resto, y ha indicado: "Llevo toda la vida en mi barrio". Ha puesto como ejemplos las "viviendas dignas" levantadas en la Trinidad, el Perchel, el Bulto, la Muñeca, vecinos "realojados en su barrio".