La necesidad de tender puentes entre las provincias de Málaga y Sevilla acaba de irrumpir en el debate político a través de una propuesta que ha formulado en la capital hispalense el presidente de la Diputación Provincial de Málaga, Francisco Salado, quien incluso acuñó el término ‘coopetición’ para delimitar su planteamiento. “Juntos somos más fuertes”, proclamó el presidente provincial malagueño antes de reivindicar “la SE-40 y el tren litoral como proyectos clave para toda Andalucía” en el marco de un acto de la Unión Cívica del Sur de España (Civisur).

En el transcurso de su conferencia ‘La pujanza del sur, una oportunidad para el desarrollo de España’, Salado defendió “una estrategia de cooperación desde la competición entre las provincias de Málaga y Sevilla con el objetivo de aunar potencialidades y que ambos territorios se conviertan en el tercer gran eje económico de España porque comparten vocación de liderazgo económico, político, social y cultural en Andalucía”.

Hay que compartir más que competir, lo que ahora se llama competencia cooperativa o coopetición, que nos es más que unir esfuerzos para obtener beneficios conjuntos y ello nos puede llevar a ser el segundo o tercer gran eje económico y social de nuestro país, en competencia directa con Madrid o Barcelona”, manifestó el presidente de la Diputación de Málaga durante una intervención realizada este jueves en Sevilla.

A juicio de Salado, “para hacer posible esta ‘coopetición’ es necesario abandonar la cultura del agravio y la comparación y sustituirla por la necesidad de compartir reivindicaciones”. “Los malagueños deberíamos hacer nuestros los grandes proyectos pendientes de Sevilla y viceversa ¿Acaso no nos perjudica a los malagueños que Sevilla no cuente aún con la SE-40? Sevilla tiene una red de autovías insuficientes, y eso no es un problema exclusivo de los sevillanos, es algo que afecta a todas las comunicaciones entre la Andalucía oriental y la occidental”, enfatizó el político de Benagalbón.

En este punto, Salado hizo el mismo viaje al revés y pidió que se convierta en “una reivindicación conjunta” el tren de la Costa del Sol. “Marbella sigue siendo la única ciudad española de más de cien mil habitantes sin conexión ferroviaria. ¿Acaso no perjudica a toda Andalucía, y a los miles de sevillanos que veranean con nosotros o que tienen una segunda residencia en la provincia malagueña?”, indicó el presidente del ente provincial malagueño.

En su opinión, se debe “repensar la movilidad en la región dando protagonismo al ferrocarril”. “No podemos hablar del eje Sevilla-Málaga si no hay una mejora notable de las comunicaciones”, afirmó sin perder de vista “las actuales conexiones ferroviarias entre ambas capitales, con trayectos que van entre las dos y tres horas de duración y con frecuencias muy limitadas”.

Salado calificó la oferta ferroviaria de “lenta, rígida y corta” y consideró que “el bypass del AVE en Almodóvar del Río no lo terminará de solucionar y, en el mejor de los casos, el trayecto será de una hora y 35 minutos y habrá que ver a qué precio”.

“No tiene sentido que ante la oportunidad que van a suponer los fondos europeos y las ayudas para la recuperación, no apostemos por mejorar una red ferroviaria interna de tercera división siendo la comunidad más poblada del país”, sostuvo Salado.

Asimismo, Salado abogó por “no enterrar el proyecto de AVE directo entre Málaga y Sevilla que uniría ambas capitales en menos de una hora”. “El fracaso del proyecto inicial, por mala planificación y falta de financiación, no debería privarnos de esta oportunidad”, agregó.

El presidente provincial también se pronunció en materia de carreteras y aludió a “la mejora de la autovía del Guadalhorce, de competencia autonómica, para que se acabe convirtiendo en esa deseada segunda conexión viaria de alta capacidad, al conectar con la A-92 a la altura de La Roda de Andalucía, Estepa u Osuna”. “A medio y largo plazo, tendríamos un nuevo acceso rápido no sólo entre Sevilla y Málaga capital, sino también con la Costa del Sol y Marbella”, sugirió.

Salado recordó que “muchos de los avances económicos, sociales y culturales están vinculados o han sido facilitados gracias a otro de los grandes nodos de movilidad, en este caso aérea, como es el Aeropuerto de Málaga”.

Así, destacó “la enorme ventaja que supone contar con un aeropuerto como el de Málaga para captar el interés de cualquier multinacional que quiera invertir en Andalucía”. “La capacidad del aeropuerto malagueño junto a las conexiones AVE hacia otras regiones suponen una gran ventaja respecto a los dos crisis vividas recientemente, el Brexit y el COVID-19; y le abre la puerta, por un lado, a la captación de inversiones y, por el otro, a un teletrabajo que ha venido para quedarse, con nómadas digitales que buscan justamente lo que ofrecen Málaga y Sevilla, incluso Andalucía en su conjunto”.

Asimismo, Salado propuso otras vías de colaboración entre ambas provincias “a través de Sabor a Málaga, Turismo Costa del Sol y los parques logísticos en los dos territorios”.

El teletrabajo, el boom tecnológico y el margen de crecimiento internacional del sector agroalimentario ofrecen grandes oportunidades para la pujanza económica del Sur de Europa”, añadió el presidente de la Diputación durante una conferencia que fue presentada por el presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos.