Como en años anteriores, la Policía Local de Málaga ha realizado un vídeo con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer 2021, que se conmemora el 25 de noviembre. El vídeo, que fue presentado a las 17.00 horas de este lunes, ha sido grabado y editado por el Grupo Audiovisuales del cuerpo municipal y protagonizado por dos agentes del cuerpo y un menor de edad, a cuyos padre y madre agradecen públicamente su ejemplo de sensibilidad. En el mismo se refleja un caso simulado de violencia de género, violencia machista o violencia del hombre contra la mujer.

El argumento, según ha adelantado la Policía Local esta mañana, está destinado especialmente a los hombres monstruo, ya que pone el foco en la posibilidad de que un maltratador se reconozca en el monstruo del vídeo y decida reconvertirse en un hombre. "A través de esta idea se pretende transmitir que existe un perfil de hombre maltratador, el del monstruo, que no el del hombre, animando a todos aquellos que puedan reconocerse violentos con sus parejas a reconvertirse en hombres", han explicado. 

La frase final va dirigida a todas aquellas personas que piensen que el vídeo es muy fuerte y violento. La realidad y las cifras lo son más aún. La media de mujeres asesinadas en España víctimas de la violencia de género es cercana a una por semana. "Este vídeo no pretende ser otra cosa que un matiz sensibilizador para los causantes de esas estremecedoras cifras, así como otro granito de arena a sumar con el fin de atajar esta lacra", han añadido.

Fotograma del vídeo que presenta hoy la Policía Local de Málaga.

VioGén

Desde que en mayo de 2017 se suscribiese el acuerdo de adhesión al Sistema de Seguimiento Integral en los casos de Violencia de Género (Sistema VioGén) por parte del Ayuntamiento de Málaga, el Grupo de Investigación y Protección (GIP) de la Policía Local de Málaga asumió la competencia de control y seguimiento del cumplimiento de las órdenes de alejamiento impuestas en casos de violencia de género por parte del citado cuerpo policial. De media por semana, agentes de la Policía Local de Málaga detienen entre tres y cuatro monstruos, antes hombres, por delitos relacionados con la violencia de género y a uno más por quebrantamientos de condena o medidas cautelares, en la mayoría de los casos tras ser sorprendidos incumpliendo órdenes de alejamiento, sobre todo al acercarse a los domicilios o lugares frecuentados por las víctimas.

Cada año se producen cerca de mil casos de seguimiento asignados, de las que una media cercana a las 500 suelen permanecer activos, siendo continuo el contacto Agente de Protección-Víctima, sumándose al mismo las labores de vigilancia realizadas en su entorno privado y laboral. Aun así, las víctimas inactivas son mantenidas en el sistema de forma latente, pudiendo pasar a ser activas si sufriesen otro episodio de violencia de género.

Al igual que para otras labores policiales que lo hacen recomendable, los agentes del GIP prestan su servicio sin uniformar y con vehículos camuflados, lo que además de ofrecer un efecto disuasorio para el individuo al que le pesa la orden de alejamiento, evita en cierta medida que la mujer sufra una victimización adicional en su día a día, haciendo que las labores de vigilancia de su entorno pasen mucho más desapercibidas.

Para una más eficaz protección, las víctimas asignadas disponen de un número de contacto con su respectivo Agente de Protección que se encuentra operativo las 24 horas del día, lo que aporta a la mujer un apoyo profesional permanente en el caso de que le surja alguna emergencia o necesite realizar alguna consulta con respecto a su caso particular.

Cada año se contabilizan algo más de 3.000 contactos telefónicos con las víctimas, lo que equivale a cerca de diez diarios, además de más de cerca de 400 entrevistas personales, contactándose igualmente con los autores del delito de violencia de género cada vez que se les impone una orden de alejamiento, haciéndoles saber de las obligaciones que conlleva y las responsabilidades en las que incurrirían en caso de incumplimiento.

Los y las policías locales que actúan como Agentes de Protección también realizan cada año unos 500 acompañamientos o traslados a sede judicial, casas de acogida, servicios sociales municipales u otros organismos, en los casos en los que se ha considerado pertinente o las víctimas lo han solicitado para su seguridad.

Respecto a vicisitudes relacionadas con las víctimas o trámites requeridos desde instancias judiciales se suelen tramitar cerca de 200 informes a juzgados.