El colegio Manuel Siurot de la capital malagueña ha acogido un encuentro provincial centros educativos de economía social, donde se han analizado los retos «de la otra concertada».

Los encuentros provinciales se están desarrollando dentro del programa de Apoyo e Impulso al Relevo Generacional en cooperativas y empresas de Economía Social subvencionado por el Fondo Social Europeo y CEPES (Confederación Empresarial Española de la Economía Social).

Este tipo de encuentros muestra un modelo diferenciado e independiente con el que pretenden desmarcarse de la idea única que tiene mayormente la sociedad sobre que la educación concertada solo está compuesta por los centros religiosos.

Este tipo de enseñanza de economía social cuenta con más de tres décadas de existencia y en Andalucía aglutina a 147 centros educativos, con más de 3.000 profesores y profesoras; y una comunidad educativa superior a los 40.000 alumnos desde Infantil primer ciclo hasta la enseñanza postobligatoria, bachillerato y ciclos de grado medio y superior.

Según el presidente de la Asociación Andaluza de Centros de Enseñanza de Economía Social de Andalucía, José Luis Hervás, esta «otra concertada sigue luchando por hacerse ver y, sobre todo, porque la sociedad le conceda el sitio que le corresponde por su extraordinaria contribución al bien común».

Hervás añade que la Consejería de Educación ya ha iniciado proyectos educativos de emprendimiento "que tienen su origen en iniciativas que ya hacíamos en nuestros colegios desde hace décadas".

"Trabajamos los valores universales y el concierto es la herramienta administrativa para financiarnos, pero nosotros nos sentimos escuela pública, que damos un servicio de calidad a nuestras familias, buscando una buena relación y cuidado de nuestra comunidad educativa y nuestro entorno", explica José Luis Hervás, quien añade que existe "un claro aumento de visibilidad de nuestros centros y más repercusión en sus barrios, gracias a la importante labor social que realizan".

Los centros educativos de economía social, no sólo utilizan la fórmula de concierto educativo, las escuelas de infantil 0-3 conveniadas con la Junta de Andalucía también realizan una función social clave para la conciliación familiar, tan necesaria para la recuperación económica y laboral, entre otras muchas implicaciones.

El modelo empresarial de estos colegios es idéntico al de cualquier otra cooperativa, "la forma de entrar es a través de una aportación de capital y una vez dentro, tras un periodo previo de prueba, todos son socios cooperativistas con los mismos derechos, lleven el tiempo que lleven" asegura Hervás.