Pese a las complicaciones que en los últimos meses vive el comercio mundial, las exportaciones de las empresas malagueñas sigue registrando niveles récord en este 2021 con una subida interanual del 7,2% hasta el mes de septiembre y un total de 1.847,5 millones de euros en bienes comercializados en el mercado exterior. El año 2020 ya acabó con un máximo histórico de 2.288 millones de euros en ventas a pesar del complicado contexto comercial impuesto por la pandemia, y este ejercicio, cumplidos los tres primeros trimestres, se encamina hacia una nueva marca histórica. Málaga ha elevado casi un 150% su volumen de exportaciones en relación a 2007, justo antes del estallido de la gran crisis económica que, entre otras cosas, hizo a las empresas locales replantarse su estrategia y buscar clientes internacionales para no depender tanto del mercado interior.

La agroalimentación, como viene siendo habitual, es el capítulo que sostiene las cifras malagueñas de exportaciones, acumulando hasta septiembre 1.023 millones de euros, es decir, el 55,3% del total, según las cifras publicadas ayer por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. El avance interanual es, en este caso, de casi el 2%. El empuje del aceite de oliva, los subtropicales o la carne de porcino, junto a la eclosión del mercado asiático explican un protagonismo que se viene prolongando desde hace años. La lista de los principales exportadores del ‘agro’ malagueño está formada por empresas como Dcoop, Hutesa, las cárnicas Famadesa y Prolongo-Faccsa o las de subtropicales Frutas Montosa, Trops y Reyes Gutiérrez.

El segundo segmento más exportador es el de bienes de equipo y servicio con 270,4 millones de euros hasta junio y el 14,6% del conjunto de ventas internacionales de Málaga. El incremento en este caso en relación a 2020 es del 52%, teniendo en cuenta que durante el pasado año el tráfico de mercancías estuvo muy parado tras el estallido de la pandemia. Compañías como Fujitsu, Acristalia o las tecnológicas Epcos, Grupo Premo, Dekra, Mades o Altra, situadas en el PTA, son algunos exponentes en este ámbito.

En cuanto a las importaciones, el volumen de compras hasta septiembre de la economía malagueña asciende a 2.020,2 millones, con un crecimiento del 22,9% sobre el mismo periodo del pasado año, evidenciando una significativa subida del consumo. Así, la balanza comercial (diferencia entre exportaciones e importaciones) se sitúa en este caso en negativo (-317 millones).

Las cifras de comercio exterior en Andalucía, por su parte, presentan mejores registros que antes de la pandemia, al alcanzar los 25.080,8 millones en el acumulado del año, con una subida del 22,4% sobre 2020 y del 4,6% en relación a 2019. El crecimiento beneficia a todas las provincias.

El Club de Exportadores e Inversores Españoles mostró ayer su satisfacción por los datos nacionales de exportaciones (casi 230.000 millones, con un crecimiento del 22,1% respecto al mismo período del año anterior, aumentado incluso respecto a los valores de 2019) y estimó que la mejora de las ventas exteriores continuará en 2022.

«España ha sabido aprovechar las oportunidades postpandemia para consolidar su crecimiento internacional», señaló el Club, que destacó que el crecimiento de las exportaciones españolas este año es de mayor magnitud que los experimentados por la zona euro (17%) y la Unión Europea (17,1%).

La tendencia de las importaciones también resultó positiva. «Entre enero y septiembre alcanzaron el nivel que tenían antes de la ‘coronacrisis’, lo que muestra que la actividad económica está volviendo a los niveles prepandemia», recordó.

El Club cree el sector exterior está sabiendo aprovechar las oportunidades, así como capear la crisis del coste de las materias primas. «Las empresas españolas están superando las expectativas, con un crecimiento de sus exportaciones prácticamente al nivel de economías como la de EEUU (23,3%), Japón (23,8%) o China (22,7%)», afirmó la asociación, que agrupa a las principales empresas internacionalizadas españolas.