Málaga sabrá esta tarde, en torno a las siete de la tarde, si recibe el Premio a la Capital Europea de la Innovación, lo que supondrá la concesión de un millón de euros para la capital, que, según ha explicado hoy la teniente de alcalde nº 1 y concejala delegada del Área de Innovación Digitalización Urbana, Susana Carillo, se usará para aplicar en colegios talleres de programación, robótica y digitalización. "Irá fundamentalmente a formación".

Además, ha indicado el premio supondría un escaparate fundamental para seguir atrayendo más empresas especializadas en el ámbito de la tecnología, la sostenibilidad y la innovación, un auge que Málaga está experimentando en los últimos meses, incluyendo, por cierto, a los nómadas digitales. "Queremos que los pequeños puedan estudiar estos aspectos tecnológicos". "Más innovación y más empresas para la ciudad", ha declarado.

Ahora mismo, la ciudad de Málaga es finalista de la séptima edición de los premios junto a Dortmund (Alemania), Dublín (Irlanda) y Vilna (Lituania).

El jurado ha seleccionado a estas ciudades después de un proceso que incluyó entrevistas telemáticas con cada una de las ocho semifinalistas.

Málaga defendió su candidatura el pasado 7 de octubre desde la sede del Polo Nacional de Contenidos Digitales a cargo del alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre; la concejala de Innovación, Susana Carillo; la vicerrectora de Smart-Campus de la Universidad de Málaga (UMA), Raquel Barco, y el primer ejecutivo de Premo Group, Ezequiel Navarro.

Con el apoyo del Consejo Europeo de Innovación de Horizonte Europa, estos premios reconocen a las ciudades europeas por sus prácticas urbanas más innovadoras en el marco de un ecosistema de innovación urbana desarrollado.

El Ayuntamiento de Málaga ha trabajado conjuntamente con los principales agentes impulsores de la innovación en el territorio, entre los que se encuentran el Polo de Contenidos Digitales, la Universidad, Málaga TechPark (PTA) y la Fundación CIEDES.

La ciudad ganadora como Capital Europea de la Innovación recibirá un premio de 1 millón de euros, concedido por la Comisión Europea, y las dos finalistas de esta categoría obtendrán 100.000 euros cada una.

Los premios están gestionados por el Consejo Europeo de Innovación y la Agencia Ejecutiva de las PYME y los ganadores, que se conocerán el 24 de noviembre, se eligen tras una evaluación realizada por un jurado de expertos independientes de alto nivel.

La convocatoria ha recibido 39 solicitudes de todos los países asociados de la Unión Europea y Horizonte Europa, entre los que se seleccionaron ocho semifinalistas.

Entre los ganadores anteriores están Barcelona (2014), Ámsterdam (2016), París (2017), Atenas (2018), Nantes (Francia, 2019) y Lovaina (Bélgica, 2020).

Además de la categoría principal, la Capital Europea de la Innovación (ciudades con más de 250.000 habitantes) dotada con un millón de euros y 100.000 euros a los dos finalistas, este año incluye una nueva categoría que apunta a pueblos y ciudades con una población de más de 50.000 y hasta 249.999 habitantes.

En esta categoría han sido seleccionadas las ciudades de Cascais (Portugal), Trondheim (Noruega) y Vantaa (Finlandia) y su ganador recibirá 500.000 euros y las dos ciudades finalistas 50.000 euros cada una.