Volvió el 25 de noviembre y Málaga se lanzó a la calle a protestar contra la violencia machista, esa lacra social que este año ha arrebatado la vida a 37 mujeres, asesinadas a manos de sus parejas. Dos de ellas, Oxana y María de los Ángeles, en Málaga.

Desde por la mañana se sucedieron los actos conmemorativos y de homenaje por la capital. En los dos hospitales principales, en la Subdelegación, el Ayuntamiento, la Diputación, en los sindicatos, en los colegios... Un día marcado por la reivindicación de una igualdad efectiva entre mujeres y hombres, por la educación y el amor sano y verdadero.

Esa gran protesta común culminó durante la tarde con la manifestación convocada por la Plataforma Violencia Cero, que aglutina a más de 30 asociaciones, procedentes también de otros municipios como Fuengirola, Benalmádena, Coín y Alhaurín el Grande.

La marcha partió de la Plaza de la Merced a las 19:30 horas y avanzó hasta la calle Alcazabilla por Álamos. Así, recorrió todo el centro histórico pasando por la calle Císter, Molina Lario, la Plaza de la Marina y la calle Larios.

La cabecera desembocó finalmente en la Plaza de la Constitución, donde, a pesar de la irrupción de la lluvia, la periodista Irma Soriano, quien entrevistó a Ana Orantes en Canal Sur en 1997 y ha sido nombrada recientemente como socia honorífica de la Plataforma Violencia Cero, leyó un manifiesto.

«La violencia contra las mujeres, no va de aniversario, ni de días especiales, es una violencia estructural que está en nuestras vidas a diario», sentenció Irma Soriano, subida en un pequeño escenario en el centro de la plaza. «Estamos hartas de tantas violencias y exigimos que se actúe».

Con la periodista como portavoz, los manifestantes expresaron su hartazgo por que el 57.3% de las mujeres de este país hayan sufrido algún tipo de violencia machista, que 1.118 hombres hayan asesinado a mujeres que son o han sido sus parejas o ex parejas, desde 2003, según datos oficiales, porque 43 menores hayan sido asesinados y asesinadas desde 2013 por la violencia machista o porque 326 menores hayan quedado huérfanos desde 2013.

Y lanzaron sus exigencias a la sociedad, como el cumplimiento del Pacto de Estado contra la Violencia de Género. «Que las ayudas, vayan a la recuperación integral de las mujeres y sus hijas e hijos».

También que se establezca una educación afectivo sexual integral en todos los niveles educativos. y que los medios de comunicación garanticen un tratamiento riguroso para con las mujeres.

«El machismo mata y hace imposible la convivencia exigible en una democracia. Las mujeres y las niñas, tenemos derecho a vivir una vida libre de violencias, y el estado, tiene la obligación de garantizarla; la sociedad, no puede tolerar ni permitir un asesinato más. Si callamos, somos cómplices», gritó Irma Soriano.

Según datos de la Policía Nacional, 1.500 personas participaron en la marcha contra la violencia machista en Málaga, por lo que va recuperando su afluencia habitual -en 2020 fueron 170 manifestantes- aunque no se haya superado del todo la crisis sanitaria.

De nuevo, y siempre: Ni una más.

La comunidad educativa también se viste de violeta

Como cada 25 de noviembre, los centros educativos malagueños se vuelcan para reivindicar la lucha contra la violencia hacia la mujer, con actividades de concienciación que trabajan para garantizar la equidad y la igualdad de género, y para poner fin a todas las formas de discriminación o violencia contra mujeres y niñas en todo el mundo. «El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer es un buen momento para agradecer la labor de todos los que luchan contra la violencia de género. Gracias porque trabajáis incansablemente para proteger a las víctimas, salvaguardar los derechos y defender la igualdad de todas las personas», señaló Mercedes García Paine, que compartió la celebración con la comunidad educativa del Conservatorio Profesional de Música Manuel Carra.