El divulgador científico Manuel Toharia cuenta a La Opinión de Málaga las principales problemáticas sobre la biodiversidad marina, así como las oportunidades que ofrece un espacio tan amplio: el océano.

Ha coordinado el libro ‘La biodiversidad marina. Riesgos, amenazas y oportunidades’, ¿qué puede contar sobre ello?

Forma parte de una colección de Cajamar que se llama Mediterráneo Económico. A mí se me ocurrió hacer algo que hacen los economistas: un análisis DAFO. El mar entero es el 71% del planeta. ¿Qué debilidades tiene? No muchas, porque es muy grande y profundo, pero algunas. Por ejemplo, la involucración del ser humano. ¿Amenazas? Los petroleros, los plásticos: 10 millones de toneladas al año de plástico. La sobrepesca. Su fortaleza fundamental es que el mar es enorme. Nuestro planeta está mal bautizado, tendría que ser el «Planeta Agua», no el Planeta Tierra, pero como hemos nacido en la tierra los humanos...

¿En el libro se plantean algunas alternativas?

No. No somos «solucionistas». Primero porque nadie puede pretender dar solución a nada, y menos al medioambiente, un problema tan amplio y con tantas variables. Otra cosa es que apuntemos hacia direcciones en las que deberíamos ir. Algunas ya se están haciendo. Los humanos éramos cazadores y recolectores, dejamos de serlo para convertirnos en ganaderos y agricultores. En el mar seguimos siendo cazadores. Hay una pesca que es sostenible y otra que no. Hay que cambiar los métodos y las formas. El libro es un análisis para que después puedan tomar decisiones los políticos, los empresarios, el público en general, que cuanto más sepa más va a exigir de sus dirigentes. Yo creo mucho en la culturización científica de la población. La gente no sabe nada, o sabe muy poco, y lo primero que hay que hacer es explicarles para que exijan.

El libro habla mucho a nivel global, ¿qué papel tiene España en todo esto?

Hay capítulos que son globales y otros específicamente mediterráneos. Sabemos muchas cosas gracias al trabajo de personas que lo cuentan aquí en el libro. Eso es una fortaleza, el mar tiene cosas maravillosas que desconocemos. La primera fortaleza es investigar, hacer ciencia. Eso es lo que la gente no entiende, la ciencia no es milagrosa. Es un trabajo muy lento, pero cuanto antes empecemos a aprender, antes podremos aplicar lo aprendido a algún tipo de solución.

¿Cree que hay suficiente investigación en ciencia?

La ciencia requiere inversiones muy cuantiosas. ¿Quién invierte? Los estados. Pero no son ricos. La ciencia pública, siempre pasa que, no sé por qué razón, se deja más bien para el final. Pero también tienen que invertir las empresas. Algunas lo hacen. En España tenemos demasiada investigación pública y como en lo público nunca ha habido dinero... Ese es el problema de la ciencia. Requiere dinero también privado, no solo público. Hay síntomas de mejora, pero insuficientes. Eso se desprende al leer el libro. Todavía necesitamos saber más, de todo.