La Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, en concreto su delegación territorial en Málaga, ha presentado ante la Gerencia Municipal de Urbanismo el proyecto básico y de ejecución para la urbanización del espacio libre de uso público Sendero del Cau, en Mangas Verdes. El departamento de Raúl López, edil de Ordenación del Territorio, dará luz verde a este plan el próximo 2 de diciembre, en la reunión del Consejo Rector.

En una primera fase, la Junta ejecutó todas las labores de consolidación estructural de los bordes, mediante el uso de muros de gravedad de piedra y muros de hormigón armado de distinto porte.

Ahora, el espacio donde se interviene se encuentra en un tramo del acueducto de San Telmo, que data del siglo XVIII. Así, en la zona existe uno de los arcos de esta obra de ingeniería hídrica, el denominado Puente del Melero. Se trata de un arco de fábrica de ladrillo y mampostería con un ojo que salva el desnivel topográfico original en la zona más al norte del ámbito de actuación. En la parte sur del sendero, hay una mina que da paso a un tramo del acueducto que discurre bajo el relieve del terreno. El proyecto trata de reconocer la presencia histórica del acueducto, destacando las partes visibles de manera adecuada y señalando las enterradas, de tal modo que pueda testimoniarse la presencia del histórico sistema hidráulico, dice Urbanismo en su informe.

Dos vecinas cruzan el parque en obras A. V.

También se propone aprovechar la oportunidad de construir un nuevo espacio público con la intención de conseguir articular el barrio, al encontrarse el área de actuación en la intersección de caminos y escaleras y actuar a su vez del mirador del norte de la ciudad, así como de testigo del acueducto de San Telmo, "lo que se debe traducir en una necesaria vocación didáctica donde se reconozcan los vecinos de Mangas Verdes, para lo que también se han incluido tareas con un grado reconocible de participación ciudadana".

El recorrido longitudinal del sendero supone 233 metros entre la calle Charcón y la calle La Panala, e interconecta calles y escaleros del barrio. Hay un leve descenso de norte a sur, acorde con el recorrido del agua en origen del acueducto.

El ancho útil, en las zonas más estrechas, posee unos mínimos que oscilan entre los 2,05 metros y los 1,8. No obstante, el sendero posee dos ámbitos diferenciados de mayor anchura. El conjunto presentaba un estado de abandono generalizado. No hay ni alumbrado público.

Así, las excavaciones y rellenos se realizarán a mano y máquina siempre bajo la vigilancia arqueológica. El terreno, en su estado final, quedará limpio de escombros y nivelado para la ejecución de la solera. Se colocarán las protecciones previstas en caso de aflorar el acueducto (acequia o bóvedad), consistiendo las mismas en el ensanchado de grava como colchón de protección de restos arqueológicos, incluso malla geotextil de fibras sistéticas.

El terreno que haya de servir de apoyo a las soleras se compactará con medios manuales o mecánicos, sustituyéndose las tierras no adecuadas por el suelo seleccionado. Una vez hecha la compactación, y previamente a la colocación de la mejora, se compactará la superficie resultante. Se dispondrá de una subbase de zahorra extendida por tongadas, regada hasta conseguir la humedad óptima.

El Puente del Melero será limpiado y consolidado física y químicamente, se enfoscará con mortero bastardo de toda la superficie de ladrillo nuevo que cierra el tímpano del arco. Se utilizará un mortero bastardo de cal y color neutro para que no destaque una vez terminado y seco.

Te puede interesar:

En la mina, se cerrará el acceso a su interior, entre otros muchos trabajos. La cimentación de las columnas para soporte de la iluminación se realizarán mediante zapatas de hormigón con cuatro redondos de anclaje con rosca, los adoquines usados para pavimentación serán de arcilla cocida, dispuestos de canto diagonalmente a la directriz del sendero formando espiga. La bancada longitudinal será a base de ladrillos cerámicos macizos color gris, fijado a soporte mediante mortero de cemento gris. Se colocarán arriates continuos y se proyecta la plantación de vegetación tapizante formada por especies arbustivas autóctonas, gramínea y arboleda de raíces poco profundas a fin de consolidar los taludes sin dañar los restos del canal del acueducto. Se eliminará los eucaliptos debajo de la calle Zamorilla. Se mantendrán los cipreses y los almendros. Se propone la iluminación a base de proyectores múltiples sobre postes y se ha previsto una zona de juegos infantiles.

Estado de las obras inconclusas del Parque del Cau, en 2017 Arciniega