El puerto de Málaga recupera con velocidad su actividad tras un año y medio marcado por la pandemia. Los cruceros vuelven escalonadamente a la ciudad y el tráfico de mercancías podría igualar el récord de 2019. Carlos Rubio, presidente de la Autoridad Portuaria, repasa los grandes proyectos que en los próximos años transformarán el recinto portuario.

Volvemos a ver grupos de turistas en nuestras calles. ¿Empieza a remontar el turismo de cruceros?

Tras un año muy difícil en el que hemos estado sin recibir ni un solo crucero desde marzo de 2020 hasta junio de 2021, parece que empieza a normalizarse relativamente el turismo de cruceros. A partir de julio empezamos a recibirlos de una forma muy escalonada y el mes de noviembre está siendo muy bueno. Creo que en 2022 nos vamos a acercar mucho a la normalidad y estaremos muy cerca de las cifras de 2019. En este momento los barcos están viniendo, pero con un aforo reducido y pienso que a lo largo del año que viene se irá incrementando la capacidad.

¿En qué momento se encuentra el proyecto de la dársena de megayates?

Está progresando muy bien, vamos según el calendario previsto de obras. Ahora se trabaja con las infraestructuras y espero que para el mes de abril del año que viene podamos tener la oportunidad de ver cómo funciona la marina.

¿Qué supondrá para la ciudad?

Tendrá un impacto muy importante, hay que pensar que tiene una capacidad para 31 yates, cada uno en sí mismo es una pequeña empresa, que genera un dinero en mantenimiento, tripulaciones, suministros, etc.

Otro proyecto en espera es la marina de San Andrés.

Ya se produjo la licitación y en este momento tenemos tres ofertas que una comisión técnica está estudiando. A priori pensamos que las tres ofertas son muy competentes porque tienen gran experiencia en gestión de marinas y yo espero que para final de diciembre tengamos el nombre del adjudicado.

Estamos tardando los malagueños en tener un puerto deportivo.

La verdad es que sí, siendo Málaga una ciudad muy marinera, solo tiene dos puertos deportivos muy pequeñitos. Hacía falta y se viene demandando desde hace mucho tiempo un puerto de más magnitud y es verdad que este puerto de San Andrés puede dar respuesta a esta demanda.

El puerto está en plena remodelación: Casa de Botes, cuartel de la Guardia Civil, las dependencias de Aduanas, el complejo de oficinas en Muelle Heredia… ¿Es un actor cada vez más relevante en la planificación de la capital malagueña?

El puerto tiene una situación muy central dentro de la ciudad de Málaga y todo lo que en él se hace tiene una gran repercusión. Estamos viviendo una etapa de gran transformación con infraestructuras muy importantes que van a ser, en alguna medida, seña de la ciudad. Pensemos, por ejemplo, que el Palmeral y el Muelle Uno constituyen hoy en día una parte esencial de la estampa de Málaga.

¿Cómo se encuentran las cifras del tráfico de mercancías tras la pandemia?

Después de un año muy difícil debo decir que 2021 está siendo un año francamente bueno. A nivel de graneles, estamos manteniendo las cifras de los últimos años. Hay que destacar que 2019 fue un año récord y este año vamos a estar en cifras muy similares. En tráfico de contenedores hemos tenido un crecimiento muy importante, hasta tal punto que el puerto de Málaga es el que más crece porcentualmente en tonelaje de todo el sistema portuario español. Esto es una buena muestra de la rápida recuperación que estamos experimentando.

Ahora nos encontramos en una situación de colapso del transporte a nivel mundial, ¿está afectando a los puertos españoles y en concreto al de Málaga?

No, en el sistema portuario español no hay ningún puerto que esté especialmente colapsado, solo hay momentos puntuales en los que puede haber acumulación de buques. Y desde luego en el de Málaga no lo hay, está funcionando con total fluidez, no hay retrasos en cuanto a los atraques ni en cuanto al despacho de contenedores o mercancías. Y esa es casi la tónica de todo el sistema portuario español.

Para los próximos años está prevista la construcción del nuevo muelle 8, una infraestructura para el desarrollo de la actividad logística. ¿En qué consistirá?

Es quizá la obra de infraestructura más importante que tenemos por delante desde el punto de vista de la actividad mercantil. Nos va a permitir construir un muelle de casi 300 metros para seguir trabajando con un tráfico de mercancías cada vez más importante para el entorno de Málaga. Pensemos que el transporte marítimo mundial demanda un tamaño más grande de los barcos y si los puertos quieren seguir siendo competitivos, tienen que tener la posibilidad de dar servicio a estos buques. Es una inversión necesaria que lleva aparejadas otras inversiones complementarias, como el nuevo puente del Guadalmedina, el traslado y construcción de una nueva lonja, etc.

¿Para cuándo se espera?

Nuestra planificación es que tengamos el proyecto a mitad del año que viene y empecemos con la licitación de la obra, con lo que podríamos empezar la construcción a finales de 2022.

‘Puerto Verde’ es un proyecto impulsado por la Autoridad Portuaria para desarrollar la actividad sostenible en el recinto portuario, ¿podría explicar qué es un puerto sostenible?

Un puerto, como cualquier infraestructura, busca la sostenibilidad y neutralizar las emisiones que provocamos a través de actuaciones como la plantación de árboles o el uso de las energías renovables. Los puertos damos pasos para no ser tan emisores, con la utilización de vehículos eléctricos o apostando por la electrificación de los atraques, entre otras medidas. Por ejemplo, en la marina de megayates, los buques, que son de gran eslora, van a tener conexión directa a tierra y por lo tanto no van a tener la necesidad de encender sus motores. Por otro lado, estamos intentando mejorar nuestro ratio de producción de energías renovables y vamos a instalar placas fotovoltaicas. Es un camino largo, pero creo que el puerto de Málaga está siendo pionero en muchas de estas líneas de actividad para ser cada vez más sostenibles.

¿Cómo se está apostando por la innovación y la tecnología?

Los puertos estamos en un programa que se llama Puertos 4.0 y estamos intentando llevar a cabo la digitalización de todas nuestras operaciones. En este sentido, las compañías logísticas tienen un gran trecho avanzado para hacer el seguimiento de todos los embarques de mercancías de un extremo al otro del planeta. Por otro lado, necesitamos que las propias operaciones portuarias estén digitalizadas. Todos los puertos de España, y en concreto en el de Málaga, estamos trabajando para avanzar más en esta línea.