El sector hostelero de la provincia de Málaga vuelve a estar muy preocupado. Ayer se refirieron sus portavoces a más de 5.000 contratos eventuales que, con cifras de 2019, sirvieron para reforzar las plantillas de cara a las fiestas navideñas. Es la cuota que vuelve a estar en juego, después de que la Junta haya anunciado para esta semana la posibilidad de que ciertos territorios andaluces regresen al nivel 1 de alerta.

«Parece que el mensaje es el de que estamos como antes de las vacunas. Y no es cierto, porque la presión hospitalaria es muchísimo más reducida y, si debemos convivir con el virus, no podemos basarnos únicamente en los contagios», expresó el presidente de la Asociación de Hosteleros de Málaga (Mahos), Javier Frutos.

Agregó que ya había preocupación estas últimas semanas por la bajada de visitantes internacionales para estas próximas fiestas navideñas, con lo que las nuevas restricciones pueden suponer un nuevo jarro de agua fría para uno de los sectores más castigados por la pandemia. «Lo peor es la incertidumbre que se crea. Estamos todavía a la espera de conocer qué medidas se toman a pesar de que haya un amplio número de vacunados», relató.

«Que seamos de las zonas, de los países con más personas vacunadas, nos tiene que servir para dar lecciones. Somos muchas las personas que dependemos de este sector y hemos visto cómo muchos compañeros ya han tenido que cerrar. Pedimos a las administraciones competentes que se sienten con el sector, antes de lanzar anuncios en prensa, y optemos por poner unas restricciones que se ha demostrado que no han ayudado a bajar los contagios. La colaboración público-privada es básica», finalizó Frutos.

Para el joven hostelero que preside la Asociación de Comerciantes e Industriales de Mijas (ACIM), Martín Gómez, la preocupación es máxima a las puertas de un puente de la Constitución que sirve de termómetro para las fechas navideñas en las que se refuerzan las plantillas laborales en el sector de la hostelería.

«Tenemos que realizar las contrataciones con mucha antelación, porque sabemos que en la provincia nos faltan camareros y a aquellos que están disponibles tenemos que avisarlos con tiempo. Son unas fechas muy especiales en las que no puedes recurrir a los trabajadores eventuales con apenas unos días de antelación, porque entonces te la juegas. Y es precisamente a lo que nos obliga esta incertidumbre de unas posibles restricciones para diciembre, a jugártela contratando a personal que igual luego no necesitas, si te acortan las horarios de apertura al público», apunta de manera enérgica este portavoz del tejido empresarial en Mijas pueblo.

También se muestra bastante contrariado el presidente del Círculo de Empresarios de Torremolinos, Adolfo Trigueros, porque a su juicio las nuevas restricciones que planea la Junta de Andalucía «constituyen una mala noticia, que se suma a las caídas de reservas que están sufriendo los hoteles por la situación que se vive en Europa».

«A la situación ya grave que arrastra la hostelería malagueña, podemos añadirle nuevas medidas con las que la gente optará por no salir de sus territorios. La pérdida de ingresos afectará de inmediato al personal eventual, porque se realizarán menos contratos de los que estaban previstos hace apenas unas semanas y de cara a unas fechas festivas tan importantes como son las navideñas», agrega Trigueros.

Todos coinciden en que a estas alturas hay ya demasiadas del sector hostelero en el alambre y sin un colchón que las respalde.