La banca europea ha dado signos evidentes de recuperación en el último año tras el choque de la covid, con una mejora de sus grandes parámetros, en particular la rentabilidad, y la española ha seguido ese mismo camino, aunque se mantiene en la cola en lo que se refiere a la solvencia. En su ejercicio anual de transparencia publicado este viernes, la Agencia Bancaria Europea (EBA) destaca el incremento de la solvencia media de las 120 entidades de 25 países que ha sometido a examen (que suponen más del 80% del sector), que ha subido al 15,5% a fecha del 30 de junio, frente al 14,3% en el primer trimestre de 2020, al comienzo de la crisis. Los bancos españoles mejor colocados, con una ratio CET1 "fully loaded" incluso superior a la media europea, son Unicaja (17,7%) y Kutxabank (17%).

Los diez bancos españoles que forman parte de la muestra han pasado de una ratio de capital de máxima calidad (CET1) y adelantando los requerimientos normativos ("fully loaded") del 11,8% a mediados de 2020 al 12,7% un año después. Eso significa que España es el penúltimo de esos 25 países solo por delante de Grecia, cuyos bancos han reducido su solvencia para quedarse en un 10,8%. Portugal ocupa la antepenúltima plaza con el 13,3 %. En el otro extremo de la tabla están las entidades de Estonia (23,1%), Islandia (21,8%), Suecia (20%) y Malta (19%)

No llegan al umbral simbólico del 12% ni el Sabadell (11,9%), ni el Santander (11,7%). El avance para la banca europea también ha sido significativo en términos de liquidez, ya que se ha pasado del 149% a finales de marzo de 2020 al 174,5 a fecha del pasado 30 de junio.

Por otro lado, la agencia de calificación crediticia Fitch ha ratificado el rating a largo plazo de Unicaja Banco en 'BBB-' (grado de inversión) y ha mejorado su perspectiva desde "negativa" a "estable". Según ha comunicado la agencia de calificación, la revisión de la perspectiva refleja que el desempeño financiero de Unicaja durante la pandemia fue "mejor de lo esperado".

Además, Fitch espera que el entorno operativo para los bancos en España se beneficie de una recuperación económica hasta niveles prepandémicos a finales de 2022, acompañada de una disminución del desempleo y una reducción de los riesgos a la baja.

La firma señala que las calificaciones de Unicaja están respaldadas por su ampliada franquicia minorista nacional, sus colchones de capital y la elevada y estable base de depósitos de clientes. Por el contrario, indica que las ganancias y la calidad de los activos siguen siendo puntos débiles de calificación, aunque Fitch espera que mejoren en el medio plazo.