Casi 13,5 millones de personas disponían a finales de septiembre de un seguro médico privado en España además de la cobertura de la Seguridad Social, un 4,8% más que un año antes, un negocio que crece trimestre a trimestre impulsado por el miedo de la población al colapso de la sanidad pública por el covid.

Los seguros de salud privados habían crecido hasta esa fecha un 5,2 % en primas imputadas, que sumaban ya 7.330 millones de euros, según datos de la asociación Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones (ICEA). La pandemia del coronavirus, que atraviesa su sexta oleada coincidiendo con el hallazgo de nuevas variantes y la vuelta a las restricciones en muchos países, anima a muchas personas a plantearse las ventajas de la sanidad privada, como la mayor rapidez para conseguir cita, la posibilidad de elegir al médico o la hospitalización en habitación individual.

Sin embargo, los expertos recomiendan informarse en profundidad a la hora de elegir aseguradora o decantarse por una de las muchas modalidades existentes, que pueden incluir copagos inesperados o periodos de carencia más largos de lo previsto.

El responsable de aseguradoras del comparador Rastreator, Víctor López, explica que tras el incremento de los últimos años, sobre todo debido a la situación hospitalaria en la pandemia, el 48 % de los españoles tiene una póliza sanitaria privada, un 9 % más que el año pasado, en tanto que el 43 % opta por contratarla como complemento al servicio público.

Y mientras tanto, el mercado se llena de ofertas como ocurre en otros ramos aseguradores como el automovilístico, y cada vez son más las compañías que recortan precios o bien ofrecen productos a medida, que buscan que cada usuario contrate y pague solo lo que necesita.

Los mejores ganchos para captar a esta clientela son, según los expertos consultados, la ausencia de listas de espera y de copagos y que no se piden cuestionarios de salud previos, como suele ser habitual, además del precio, gratis durante los primeros meses según algunas ofertas encontradas en las webs de las aseguradoras.

Volviendo al plano general, existen en el mercado muchos tipos de pólizas sanitarias, como las de prestación de servicios, que pueden ser de asistencia sanitaria (que permiten acceder a un conjunto cerrado de servicios sanitarios a cambio de una prima y son las más comunes) o de reembolso (el asegurado paga por los servicios recibidos y la aseguradora le devuelve parte del importe).

A cierre de septiembre, estas compañías habían pagado casi 5.900 millones de euros en prestaciones a favor de sus usuarios, un 24,3 % más que en el mismo periodo del año anterior.

Geográficamente, Madrid y Barcelona lideran claramente la clasificación por volumen de asegurados de prestación de servicios o, como comúnmente se lo conoce, de seguro médico, con 2,5 y 1,9 millones de asegurados de esta modalidad, respectivamente. A continuación, se sitúan Valencia, Sevilla y Málaga, según los datos.