La Gerencia Municipal de Urbanismo tiene previsto aprobar este mes, en un Consejo Rector extraordinario, el pliego que sustentará el posterior procedimiento de subasta pública de los diferentes lotes de suelo en los terrenos de Repsol, según confirmó esta semana el concejal de Ordenación del Territorio, Raúl López.

«El proyecto está ahora siendo informado, el proyecto está cerrado. Vamos a convocar un consejo extraordinario para aprobar Repsol. Ahora está informándose en la Asesoría Jurídica municipal y en la Intervención. Urbanismo propondrá un consejo extraordinario para aprobar el pliego de Repsol este mismo mes», recalcó.

En concreto, saldrán a subasta pública cinco lotes o unidades de licitación por las que se podrá pujar por parte de constructoras, promotoras o fondos de inversión, de forma individual: se trata de tres torres (baja más 28 plantas, baja más 30 y baja más 32) y dos zócalos de baja más tres plantas que, en teoría, van destinados a usos comerciales. Urbanismo informó recientemente de que daría más puntuación a quienes propusieran utilizar los 20.000 metros cuadrados de esos zócalos previstos para terciario y comercial a oficinas. Por cierto, sobre la cuarta torre, la de la Sareb, el banco malo, aún no hay noticia alguna. El precio de salida de estos cinco lotes podría rondar los 50 millones de euros. Hasta finales del pasado mes de marzo, varios fondos habían planeado, incluso, hacer viviendas de alquiler en las tres torres previstas.

El valor inicial de los cinco lotes de terreno podría rondar los 50 millones de euros, según las estimaciones

En estos terrenos hay un fuerte movimiento ciudadano y vecinal que reclama dedicar toda la parcela a un gran bosque urbano, algo que apoyan, por ejemplo, el PSOE o Unidas Podemos, pero que rechaza el equipo de gobierno. Este, de hecho, ya presentó un proyecto de parque de 65.000 metros cuadrados (la parcela tiene una longitud de 177.548 metros cuadrados), aunque sumando zonas verdes se llegaría a los casi 80.000 metros cuadrados. Este parque entraría dentro del proyecto de urbanización, que recoge además la generación de nuevos viales y un aparcamiento subterráneo de 687 plazas de estacionamiento. En concreto, la superficie se repartía así: el 45% iría a zonas verdes (79.996 metros cuadrados); el 24,4% (43.326 metros cuadrados) a viarios públicos; el 16,19% se dedicaría a equipamientos públicos (28.740 metros cuadrados), el 2,76% (4.986 metros cuadrados) iría a residencial protegido y el 11,6% (22.700 metros cuadrados), a residencial libre, comercial y oficinas. Estos porcentajes, claro, están sujetos a cambios. El proyecto de urbanización lo ejecutará la Junta de Compensación, conformada ahora por la Sareb y el Consistorio, aunque ambos actores serán sustituidos por los fondos y empresas que se hagan con los suelos en las subastas públicas. El esfuerzo inversor será directamente proporcional al tanto por ciento de propiedad del suelo. El presupuesto base de licitación para el plan de urbanización (nada que ver con las torres o los zócalos comerciales) es de 23,7 millones de euros, 9,97 millones para la urbanización del sector y las obras exteriores, 5,9 millones.

En el Consejo extraordinario de Urbanismo también se dará luz verde a la venta de la mitad de la parcela de Martiricos, que tiene en propiedad el Ayuntamiento, para que un privado desarrolle un edificio de oficinas.

50.000 metros cuadrados de oficinas impulsados por el Ayuntamiento

La Gerencia Municipal de Urbanismo informó el pasado 4 de octubre de que va a poner en carga, hasta final de año, un total de 50.000 metros cuadrados de suelo para que acojan edificios de oficinas, una necesidad de la ciudad, según algunas firmas de inversión. Se trata de los 9.500 metros cuadrados que hay en el entorno de Tabacalera, el edificio Eurocom (2.500 metros cuadrados), el terreno que hay tras los edificios en altura de Torre del Río, la mitad del terreno de Martiricos de la que es dueño el Consistorio (que tiene en total 8.500 metros cuadrados) y los 20.000 metros cuadrados de los dos zócalos comerciales/terciarios previstos en Repsol.

Importantes desarrollos previstos en San Rafael y en la cercana Manzana Verde

La idea de Urbanismo es convertir toda la zona en una nueva centralidad o polo de desarrollo, porque además de lo que se ha previsto para Repsol (pese a que buena parte de la ciudadanía quiere allí un bosque urbano en la totalidad del terreno), se están desarrollando ya los instrumentos de planeamiento para convertir el cercano polígono industrial de San Rafael en un macrobarrio. La pastilla tiene 233.830 metros cuadrados. Así, en esta superficie se prevén en torno a 2.000 viviendas, doscientas de ellas de VPO. Además, también colinda con este suelo la zona que acogerá el ecobarrio de Málaga capital, la conocida como ‘Manzana Verde’. Este último cuenta con 91.000 metros cuadrados y en él se ha previsto 963 viviendas, 803 de VPO.