Lo dijo Noelia Losada, edil de Cultura, Deporte y el distrito de Teatinos, en una rueda de prensa ofrecida el pasado 15 de octubre en Mundo Nuevo: el Ayuntamiento estaba evaluando la posibilidad de solicitar la ayuda del 1,5% cultural, que concede el Ministerio de Fomento, para rehabilitar el complejo monumental conformado por la Alcazaba y Gibralfaro. Poco después, el 23 de noviembre pasado, fue un paso más allá y dijo que la idea era exacta era hacer visitables y transitables las zonas que ahora no lo son. Así, se encargó una asistencia técnica, que ganó WaterScales Arquitectos, cuyos profesionales han diseñado un anteproyecto que consiste en una propuesta para recuperar el antiguo camino que unía el castillo de Gibralfaro con la Alcazaba y que discurre entre dos murallas (un pasillo amurallado), según confirmó Losada ayer a este periódico.

Imagen actual del camino. ÁLEX ZEA

Hubo una asistencia técnica y se pidieron tres presupuestos, explica Losada, con el fin «de que hicieran un proyecto sobre qué consideran que yo puedo mejorar, ampliar en la Alcazaba y Gibralfaro. En eso estamos, me lo han hecho; como primicia, queremos que vuelva a ser transitable y peatonal la unión entre la Alcazaba y Gibralfaro, es decir, la antigua Coracha, y ese es el proyecto que le vamos a presentar al Ministerio de Fomento para conseguir el 1,5%», explica. Es la vía que discurre entre dos murallas y que se conoce como la ‘Coracha terrestre’, aunque en la Guerra de Independencia, cabe recordar, los franceses cortaron el paso con un pequeño baluarte a los pies de Gibralfaro para poder descargar sus cañones sobre Málaga. La Asociación Cultural Zegrí pidió, de hecho, en octubre de 2008, recuperar el paso respetando ese baluarte napoleónico.

Imagen del anteproyecto del camino L. O.

«La unión exacta de la antigua coracha, queremos hacerle la mínima intervención posible, para que pueda volver a disfrutarse y, sobre todo, vuelva a poder transitarse desde la Alcazaba a Gibralfaro, que ahora mismo no se puede. Eso nos recupera además las dos entradas, que ahora no podemos disfrutar tampoco de ellas; tanto de la Alcazaba como la de Gibralfaro, estas prácticamente pasan desapercibidas, nadie las contempla, sería pasar por el lugar que antiguamente se transitaba».

La distancia del sendero son 250 metros y se trata de redefinir de nuevo el camino con una intervención blanda, dando también solución al baluarte napoleónico para que haya continuidad. El autor del anteproyecto es el arquitecto Francisco del Corral, el mismo que prepara el 1,5% cultural para Álora con el proyecto de rehabilitación y puesta en valor del torreón, los miradores y el lienzo de muralla del Castillo Árabe.

Para presentarlo a Fomento se ha hecho una memoria técnica, que consiste en una reseña histórica, la descripción del estado actual del inmueble, la propuesta de intervención, la justificación de la adaptación a la propuesta arquitectónica y un informe técnico municipal que acredite el ajusto a la normativa urbanística y patrimonial. Con el 1,5% cultural, Málaga pudo ver cómo se rehabilitaba el mercado municipal de Atarazanas, por ejemplo.

Una vez que Fomento dé el sí, dice Losada, «habrá que hacer un proyecto de ejecución, este es, de momento, el anteproyecto, los primeros bocetos. Ya está presentado a la Junta de Andalucía». Los técnicos de la Consejería de Cultura tendrán que dar, por tanto, su visto bueno también aquí.

Ahora, quien está en lo alto de la Alcazaba, para subir a Gibralfaro tiene que volver a bajar y subir por Guillén Sotelo, por lo que este anteproyecto es una solución que parece muy beneficiosa.