La Inspección de Trabajo y Seguridad Social ha detectado en dos años y medio un total de 117 infracciones en empresas de Málaga por irregularidades en el control y registro de la jornada diaria de sus trabajadores, con multas que arrojan en conjunto más de 159.000 euros. Las empresas están obligadas desde mayo de 2019 a disponer de un registro diario del horario laboral de sus empleados, con lo que estas infracciones revelan incumplimientos en la instauración del sistema o irregularidades en su desarrollo y seguimiento que han desembocado en el oportuno procedimiento sancionador.

Los datos aparecen en una respuesta parlamentaria del Gobierno al senador socialista por Málaga Miguel Ángel Heredia y reflejan que la provincia es una de las más afectadas por este fenómeno, al concentrar alrededor de un 9% de todas las sanciones impuestas en España por estos motivos. En concreto, la Inspección detectó en el conjunto nacional 1.274 infracciones con sanciones por valor de 1,5 millones de euros. Por delante de Málaga, a nivel provincial, se sitúan sólo Madrid (165 multas) y Murcia (129). Justo por detrás figuran Baleares (90), Barcelona (74) y Tenerife (63).

«Málaga tiene un preocupante dato de este tipo de infracciones y además vamos a más, concretamente han sido 21 en 2019, 48 en 2020 y otras 48 infracciones en 2021, pero en solo nueve meses. Es llamativo que teniendo Málaga en torno al 3,3% de población nacional, tenga un 9,1% del total de este tipo de infracciones en España», afirmó Heredia a este periódico.

«Se trata de evitar que las empresas no informen a los empleados de sus condiciones laborales o no ponga a su disposición informes de registro horarios. Se aumentan las sanciones cuando los trabajadores no cobran las horas extras que han efectuado o cuando no han sido computadas o y las sanciones son aún más graves cuando el trabajador ha hecho más de 80 horas extraordinarias, no se han registrado las horas extra correctamente o cuando empleados menores de 18 años han realizado horas extra», resumió.

La normativa establece que las multas más leves por este tipo de incumplimientos suponen sanciones de entre 60 y 625 euros. Entre ellas figura el hecho de que la empresa no informe a los empleados de sus condiciones laborales o no ponga a su disposición informes de registro horario.

Las multas graves varían entre los 625 y los 6.250 euros. Estas sanciones se imponen cuando los trabajadores no cobran las horas extra que han efectuado o cuando no han sido computadas.

Por último, las sanciones más graves van de 6.250 a 187.515 euros. En este caso, la multa se impone cuando el empleado ha hecho más de 80 horas extraordinarias, no se han registrado las horas extra correctamente o trabajadores menores de 18 años han realizado horas extra.

Horas extra irregulares

El senador malagueño aseguró que el Gobierno está incrementando el número de inspecciones laborales para evitar el abuso y la explotación laboral y acusó al anterior Ejecutivo del PP de aprobar en su día una reforma laboral «que machacó a los trabajadores y disparó el número de horas extraordinarias». Según apuntó Heredia, el control horario de la jornada laboral fue implementado en mayo de 2019 por el Gobierno de Pedro Sánchez «como medida de control al gran número de horas extra sin registrar y, por consiguiente, sin cotizar, que realizan los trabajadores en España».

Así, se pretende evitar, entre otras cuestiones, «que se contraten a trabajadores por cuatro horas y trabajen diez o doce horas, horas extraordinarias que luego no se pagan».