Bajo esa versión virulenta de la pandemia que ha devuelto el carácter telemático a sus plenos, la Diputación de Málaga ha procedido este jueves a la aprobación definitiva de un presupuesto para 2022 que asciende a 352,34 millones y contempla 236 de estos millones para inversiones en la provincia. En el transcurso de una sesión extraordinaria y urgente en la que se solventaron otros trámites pendientes antes de que concluyese el año, las cuentas de la provincia salieron adelante con los votos a favor de los 15 diputados del PP, del no adscrito Juan Cassá y del vicepresidente provincial cesado Juan Carlos Maldonado, quien pasará a no adscrito y abandonará la disciplina de Ciudadanos en las próximas fechas. Además, los 12 representantes del PSOE se abstuvieron y los dos únicos votos en contra correspondieron al grupo de Adelante Málaga, en el que conviven Izquierda Unida y Podemos. 

Aunque las reclamaciones por valor de 39 millones de euros que había presentado el PSOE no salieron adelante, el presidente Francisco Salado le tendió la mano en los últimos compases del pleno al portavoz socialista, José Bernal, y lo emplazó al mes de marzo de 2022 para -en función de los remanentes que queden del ejercicio anterior- atender en la medida de lo posible sus reivindicaciones.

Durante su intervención final, Bernal consideró que "el presupuesto de la Diputación para el próximo año 2022 tiene que mejorar en el ámbito social". "Pedimos medidas para mejorar la salud mental y dar un paso importante en las medidas para luchar contra la despoblación", recordó el portavoz socialista.

Mosaico del pleno telemático L. O.

Tal y como ya destacó el presidente provincial Francisco Salado cuando presentó los presupuestos a finales de noviembre, la Diputación movilizará más de 236 millones en 2022 en inversiones y transferencias "para ser el motor de recuperación de la provincia".

Estas cifras se nutren de "una apuesta por el municipalismo con un récord en los fondos incondicionados para los ayuntamientos en un presupuesto consolidado que aumenta un 16,7 por ciento redspecto al año anterior hasta alcanzar los 352,3 millones".

Fuentes de la Diputación concretaron que "las inversiones reales se han incrementado un 65,2 por ciento, y las transferencias de capital han crecido hasta un 51,8 por ciento". "El presupuesto en Educación, Juventud y Deportes crece un 48,6 por ciento; en Igualdad, Servicios Sociales y Familias crece un 14,1 por ciento; las partidas destinadas a Cultura aumentan un 12,9 por ciento; y el presupuesto de Sabor a Málaga se verá incrementado en un siete por ciento", agregaron.

Igualmente, precisaron que "se contemplan 31,4 millones de euros más para los ayuntamientos, que recibirán 69 millones, la gran mayoría en fondos incondicionados; 7,4 millones de euros más en la ayuda a domicilio a personas dependientes y 6,7 millones más en otras políticas sociales; 2,7 millones más en promoción turística; 2,1 millones en políticas de lucha contra el cambio climático; y dos millones más en inversiones para afrontar la extinción de incendios".

Además, las cuentas incluyen nueve millones de euros para la recuperación de Sierra Bermeja tras el feroz incendio del verano pasado y 65 millones de euros para políticas sociales. De este último importe, 31,9 millones serán para la ayuda a domicilio a las personas dependientes, 25,3 millones para servicios sociales y 5,6 millones para ayudas a familias sin recursos, entidades y programas sociales.

Los presupuestos también incluyen ayudas y programas para los sectores productivos, con 26,6 millones de euros para las empresas y autónomos de la provincia. Así, 13,37 millones de euros son del presupuesto de Turismo Costa del Sol, que sube un 14,5 por ciento respecto al año anterior; 5,3 millones de euros se corresponden con ayudas al tejido empresarial o 2,8 millones son para la marca agroalimentaria Sabor a Málaga. Y en materia de fomento del empleo se han consignado más de 19 millones de euros.

Entidades y consorcios

Respecto a las entidades y consorcios de la institución, el Patronato Provincial de Recaudación recibirá una aportación adicional de 2,5 millones de euros "para corregir la pérdida de la plusvalía tras la sentencia del Tribunal Constitucional y que eleva el presupuesto total de esta entidad a los 38,9 millones de euros".

"El Consorcio Provincial de Bomberos también recibirá una inyección extra de un 4,5 por ciento respecto al año anterior hasta alcanzar un presupuesto total de 23,5 millones de euros para 2022, el Consorcio Provincial de Residuos tendrá un presupuesto íntegro de 21,2 millones de euros y el Consorcio de Aguas otro de 4,3 millones de euros", subrayaron fuentes de la Diputación.

Otras inversiones destacadas por Francisco Salado fueron "los nueve millones de euros presupuestados para la red de carreteras provincial y para la seguridad vial; los 3,2 millones de euros para el Plan DUSI Caminito del Rey en colaboración con los ayuntamientos de la zona; los 700.000 euros para la construcción del Museo de la uva pasa en Almáchar; 1,3 millones de euros para obras de abastecimiento y mejora del suministro de agua; y 1,2 millones para la construcción de una tubería de agua potable entre Almogía y Casabermeja".

También hay que tener en cuenta una partida de cien millones de euros de inversiones con cargo al préstamo extraordinario incluido en el presupuesto de 2021. Así, en 2022 empezarán a ejecutarse inversiones que incluyen veinte millones de euros en la Gran Senda, la red de senderos y actuaciones para el patrimonio natural; dieciséis millones de euros para subvenciones a los ayuntamientos; quince millones de euros para planes de mejora de infraestructuras hidráulicas; diez millones de euros para construir y mejorar depuradoras de aguas residuales; 11,3 millones para carreteras y 7,2 millones para el Plan Via-ble; diez millones para la Senda Litoral, dos millones para iniciar la Senda Azul, y siete millones en materia de patrimonio.