La pulsera de la cofradía de la Esperanza luce en la muñeca de una dependienta que ordena las estanterías repletas de las ilusiones de los más pequeños. Lo hace en las segundas navidades marcadas por la pandemia, en las que la mascarilla, de nuevo obligatoria en la calle, no ha hecho decaer el ánimo de los malagueños.

A pocos días de la noche de Reyes, La Opinión de Málaga hace un recorrido por las jugueterías más famosas del centro de la ciudad para saber cómo se está desarrollando la campaña de Navidad, cuáles son los artículos más populares y la posible influencia de la crisis de suministros en el sector.

Sin duda, los juguetes de Pokémon y las muñecas Nancy son los favoritos de los niños malagueños estas fiestas. Así lo aseguran las jugueterías del centro histórico. Fuensanta, la encargada de Juguettos del Centro Comercial Larios detalla: «Lo que más suelen pedir es el cinturón de Pokémon y la Nancy Spa».

Juguetes Carrión, en la malagueña calle San Juan. | ÁLEX ZEA

Los dibujos animados triunfan

Esta opinión es compartida por Elena, que trabaja en la tienda de Juguetes Carrión de la calle San Juan. Apunta que todo lo que es del famoso anime japonés Pokémon, ya sean cartas, cinturones, figuras o peluches, «está a la orden del día». Las series de dibujos animados ocupan los primeros puestos en el ranking de popularidad entre los niños, como es el caso de Superthings.

Para quien no le suene, se trata de pequeños muñecos coleccionables que representan objetos de la vida cotidiana y que están disfrazados de superhéroes. Aunque se adquieren en sobres en los quioscos, las jugueterías venden accesorios que permiten recrear el escenario en el que se ambienta la serie, ‘Kaboom City’.

Algunos de ellos son vehículos, la estación de policía y el cuartel general de los héroes. La repercusión de estos personajes es tan alta entre el público infantil que incluso se venden pulseras, disfraces y juegos de mesa sobre ellos.

Los jugueteros aseguran que todos los productos relacionados con superhéroes de las marcas DC y Marvel también se agotan rápidamente, como las figuras de acción. «Spiderman en general se ha vendido muy bien y está faltando género», confirma Salvador, el encargado de Juguetes Carrión de la calle Nueva. «La película también influye», añade en referencia al reciente estreno de la tercera entrega del famoso hombre araña.

Además, lo que siempre triunfa son las muñecas. Así nos lo hace saber Miguel Ángel, propietario de Juguetes Mabel: «Las lloronas, siempre lo clásico». También están de moda este año los llamados Bellies, unos bebés interactivos con accesorios como biberones, chupetes y pegatinas. Recuerdan a los Casimeritos, unos juguetes típicos mexicanos que fueron muy populares en años anteriores entre el público infantil.

Elena, encargada de Juguetes Carrión, ordena las estanterías. | ÁLEX ZEA

Las ventas no remontan

En la segunda Navidad conviviendo con el virus, las ventas siguen sin recuperarse, y en algunos comercios incluso han empeorado con respecto a 2020.

«Han sido dos años muy extraños, no se pueden comparar con otros», confiesan los comerciantes. Esto se refleja en los datos del Informe sobre la Compra de Juguetes en España de ALDI. En él se recoge que tres de cada diez familias españolas tienen previsto esta Navidad reducir el presupuesto destinado a la compra de juguetes respecto al 2020. En concreto, la mitad de las familias andaluzas gastarán entre 100 y 300 euros en estas fiestas. Por su parte, un 23% de ellas desembolsará entre 200 y 300 euros.

Respecto al momento en el que se realizan las compras, el estudio señala que una de cada tres familias tenía previsto realizarlas con más de un mes de antelación. Sin embargo, los jugueteros tienen diversidad de opiniones. Miguel Ángel ha observado que la gente «se está volcando» más desde noviembre, cuando se abrió el período de reservas. Por el contrario, desde Juguettos indican: «Aunque la tele haya dicho que se iban a agotar las cosas, la gente lo ha dejado para última hora».

La venta online crece

La situación sanitaria actual ha llevado a que los jugueteros registren un aumento de los pedidos a través de sus páginas web. Salvador resalta que realizar las compras en internet es «más cómodo», y por eso la venta presencial «está más flojita».

«Nos falta de todo, como ningún otro año». Salvador, de Juguetes Carrión, es tajante cuando habla sobre la crisis de suministros. A su tienda no ha llegado todavía ningún Tamagotchi porque los componentes electrónicos, como los microchips, escasean. Esta misma situación la viven también en el establecimiento de calle San Juan. Ahora reciben una o dos unidades por cada artículo, mientras que antes lo habitual era recibir siete u ocho.

Sin embargo, la sensación es totalmente diferente en Mabel. La anticipación con la que prepararon la campaña de Navidad (empezaron a adquirir productos el 16 de enero) les ha llevado a tener un gran surtido de juguetes. Su almacén dispone de 1.000 metros cuadrados para surtir a una tienda que mide la mitad. Por eso aseguran no haber notado el desabastecimiento.

Salvador, encargado de Juguetes Carrión en la calle Nueva, dice sobre la venta presencial que «está más flojita»

Como ya informó este periódico, la caída de la producción en China de materiales como microchips o metales industriales, unido al encarecimiento del transporte de mercancías, ha provocado retrasos en la recepción de pedidos. Así, la mercancía tarda ahora el doble en llegar a puerto (entre ocho y nueve semanas). Como consecuencia, en Europa se ha ralentizado la fabricación de coches y productos electrónicos en general.

En la industria del juguete, los fabricantes están reduciendo su oferta y cancelando pedidos debido a la escasez de materias primas como el plástico. Además, esto ha provocado una subida del 5% en el precio de estos productos, ya que el 95% de los que se venden en España proviene del mercado asiático.

Ante esta situación, la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ) trata de calmar la preocupación de la ciudadanía y del sector, negando que se vaya a llegar a una situación preocupante de desabastecimiento.

«Las lloronas, siempre lo clásico» afirma Miguel Ángel, el propietario de Juguetes Mabel, sobre lo más buscado

Otros artículos que se han visto afectados por la crisis de suministros en los últimos meses son los libros, especialmente los que se imprimen en China, como los de la editorial Norma. Por su parte, el sector de los videojuegos también se ha visto notablemente perjudicado.

La búsqueda del cerdito interactivo: Misión imposible

Los Reyes Magos tendrán especial dificultad para encontrar un juguete. Se trata del cerdito Little Live de la marca Famosa, cuyo precio en Amazon supera ya los 80 euros, cuando en las tiendas se vendía en torno a los 35. Este muñeco, que se maneja por radio control, es uno de los más codiciados esta Navidad. Desde Juguetes Mabel aseguran que las pocas unidades que recibieron de este producto ya se han agotado. En general los juguetes de animales han tenido muy buena acogida entre los más pequeños.