Málaga ha perdido 167 enfermeras desde el uno de enero hasta el 15 de diciembre de 2021. Son las bajas por traslado que ha registrado el Colegio de Enfermería de Málaga en ese periodo, un trámite que deben realizar los profesionales sanitarios cuando deciden marcharse a trabajar a otra provincia o comunidad autónoma.

Solo entre octubre y noviembre, período en el que se produjo el despido de los 1.500 profesionales sanitarios que estaban contratados como refuerzo Covid, el Colegio notificó 23 bajas por traslado a otros colegios.

De esa veintena, siete de los profesionales trasladados continúan ejerciendo dentro de la comunidad pero en otra provincia -Jaén, Córdoba y Granada- y el resto se mantienen en la península, predominando Baleares, Alicante y Navarra.

«Tenemos una figura que es la ‘habilitación temporal’ que es para periodos muy cortos de tiempo, generalmente períodos vacacionales, verano... pero cuando piden el traslado definitivo es superior a seis meses, es decir, que salvo que tengan una oferta muy ventajosa para regresar, los profesionales no vuelven», expone José Miguel Carrasco, presidente del Colegio de Enfermería de Málaga y representante de las 43.000 profesionales andaluzas al frente del Consejo Andaluz.

Las regiones españolas que más enfermeras captan son Cataluña, Navarra y País Vasco, donde se ofrecen contratos laborales de entre uno y dos años.

«Los contratos que se están ofreciendo [en Andalucía] es hasta el 15 de enero, incluso lo más alejado es hasta el 15 de febrero, pero más de ahí no pasan», añade Carrasco, que asegura que esos atractivos laborales se están llevando a enfermeras jóvenes, con menos arraigo familiar y en búsqueda de experiencia y estabilidad profesional. «Luego están los que son más audaces y se van al extranjero porque las condiciones son todavía más beneficiosas y eso es todavía para más tiempo».

Un 55% menos en hospitales

«El 31 de octubre, el SAS no le renovó los contratos al 55% de las enfermeras que tenían contratadas en los hospitales de Málaga. A esas enfermeras, por ejemplo, en Cataluña les estaban ofreciendo un año», señala el secretario provincial del Sindicato de Enfermería (Satse) en Málaga, Juan José Sánchez, que añade que aunque en Atención Primaria se incrementó la contratación un 20%, no «suplía» los despidos de las enfermeras hospitalarias.

Sin embargo, la fuga de enfermeras no se explica solo con la no renovación de los contratos Covid que terminaban en octubre sino con la «competencia» existente entre provincias y comunidades autónomas por captar profesionales, donde las regiones del norte son las que tienden a ofrecer las mejores condiciones laborales.

«Lo habitual son contratos de un mes, dos meses, para campañas de navidad, de alta frecuentación... el año pasado y este año excepcionalmente han hecho contratos de seis meses», denuncia Sánchez.

Esta falta de profesionales se ha hecho especialmente evidente este año, cuando el SAS ha encontrado grandes dificultades para contratar profesionales para temporadas cortas, por ejemplo, como ocurrió cuando se plantearon contrataciones extraordinarias para cubrir el brote entre los profesionales de UCI del Hospital Regional de Málaga o para reforzar las plantillas para el periodo navideño.

«Están teniendo problemas porque no hay enfermeras en la bolsa, es que se han ido. Están haciendo ofertas específicas pero tampoco se están cubriendo porque la realidad es que las enfermeras se han ido a otras comunidades autónomas», asegura Juan José Sánchez, de Satse.

Comunicación con Salud

A principios de diciembre, el Consejo Andaluz de Colegios de Enfermería remitió una carta al consejero de Salud Jesús Aguirre en la que alertaba de la «necesidad de reforzar las plantillas de profesionales de enfermería ante la evolución negativa de la situación epidemiológica en Andalucía, así como el inicio de la vacunación infantil y la llegada de las fechas navideñas», especialmente después del despido de 8.000 sanitarios el 31 de octubre.

Según informó el consejo el pasado 16 de diciembre, la consejería remitió su respuesta, en la que alega que «se han mantenido 2 de cada 3 contratos de refuerzo» y que a 9 de noviembre de 2021 «hay 5.316 profesionales de enfermería más trabajando en la sanidad pública que en noviembre de 2018».

En opinión del presidente del consejo andaluz de Colegios de Enfermería, José Miguel Carrasco, «el Servicio Andaluz de Salud ha desperdiciado una oportunidad única para reforzar una plantilla que ya estaba infradotada años atrás, y que volvió a ponerse en relieve con la llegada de esta pandemia», por lo que «Andalucía no puede permitirse el lujo de perder a ninguna enfermera más».

Más de 2.000 enfermeras en el extranjero

El Sindicato de Enfermería (Satse) calcula que, a nivel nacional, más de 8.000 enfermeras están trabajando en otros países del entorno europeo. De ellas, 2.000 son andaluzas. Por ello, el secretario provincial de Satse en Málaga afirma que el sindicato ha planteado un plan de retorno tanto al SAS como al Sistema Nacional de Salud. «Si se les ofertase contratos estables y mejores condiciones estarían encantadas de volver a su tierra».