El número de trabajadores de Unicaja Banco que se han apuntado al Expediente de Regulación de Empleo (ERE) pactado el pasado mes de diciembre entre la entidad y los sindicatos ha alcanzado este martes las 1.648 personas, según han comentado fuentes sindicales, con lo que ya se ha superado el cupo máximo de 1.513 empleados establecidos en el expediente. El plazo para optar a ser incluido en el mismo está abierto hasta el 15 de enero, por lo que la cifra final de peticionarios todavía puede seguir aumentando estos días.

El ERE negociado contempla la salida de un máximo de 1.513 trabajadores (el 15,6% de su plantilla), aunque el banco había accedido a que la cifra podía quedarse en un mínimo de 1.314 si se llegara a ese cupo de empleados de forma voluntaria. Tanto los sindicatos como la entidad financiera tenían la confianza en que el cupo del expediente podía ser cubierto en su totalidad con adscripciones voluntarias, como así ha sido. Será Unicaja Banco, una vez se cierre el plazo de solicitudes, la que determine qué trabajadores incluye en el ERE conforme a unos criterios que acordó con las centrales sindicales.

Con las solicitudes finales que reciba, el banco tendrá un periodo de 30 días naturales a partir de ese momento para aceptar o rechazar cada caso, pudiendo solo rechazar la cantidad que exceda el máximo previsto de 1.513. Le corresponderá también a la entidad decidir la fecha de extinción concreta del contrato de cada trabajador afectado, avisando con un mínimo de 30 días de antelación. El plazo de ejecución de las medidas será hasta el 31 de diciembre de 2024.

La entidad aplicará para la selección un orden de prelación por tramos de edad descendente. En todo caso, se reserva poder saltarse en algún momento esa norma por necesidades organizativas si en algunas provincias hay más adhesiones que el excedente detectado.

La sección sindical de UGT en Unicaja Banco ha calificado el ERE de "éxito" y ha celebrado que se haya superado con holgura y antes de tiempo el número máximo de salidas. "Todas las salidas serán voluntarias", ha afirmado.

"Desde el primer día UGT tuvo como línea roja que no hubiera ni un solo despido y así va a ser. Queremos dar las gracias, en primer lugar, a todas las compañeras y compañeros que secundaron los dos días de huelga, así como a aquellos que fueron a las concentraciones. También queremos agradecer el gran trabajo realizado por los sindicatos SUMA-T, CSIF, Sibank y STC, sin él seguro que el resultado del ERE no hubiera sido el mismo. También agradecer a CCOO por haberse adherido al acuerdo, gracias a ello conseguimos aumentar la presión a la empresa", ha explicado el sindicato.

La adhesión voluntaria era el principal argumento de las organizaciones sindicales a la hora de negociar con la entidad el proceso de despido colectivo, traslado colectivo y homologación de condiciones de trabajo, una máxima presente en el acuerdo al que se llegó en la madrugada del 3 de diciembre.

El coste estimado del ERE será de 368 millones y permitirá generar un ahorro anual de 97 millones, según explicó el banco a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) una vez rubricado el acuerdo son los sindicatos.

Unicaja pretende el cierre de 395 oficinas y dar de baja a casi 2.700 empleados dado que a los 1.513 despidos contemplados en el ERE se suman unas 1.200 prejubilaciones, 730 que estaban en excedencia en Liberbank y 437 de la antigua Unicaja Banco con los que se ha alcanzado un acuerdo.