En el documento del mes de enero que presenta el Archivo Histórico de la Archicofradía de Dolores de San Juan, el director de la revista La Saeta, el historiador Andrés Camino, recuerda la figura del presbítero José Sanz de Orna. Como destaca el historiador, gracias a este religioso, hermano mayor de la cofradía a finales del XVIII y comienzos del XIX, la institución penitencial no desapareció con el arranque de ese nuevo siglo al gestionar la fusión con la Archicofradía Sacramental de la parroquia de San Juan Bautista, algo que se produjo oficialmente por una Real Cédula de Carlos IV, fechada el 28 de noviembre de 1801. El trabajo, que incluye documentación del archivo histórico, puede consultarse en https://doloresdesanjuan.es/